Personas que visitan este blog

Así no se empuja un país



Ahora los hijos –en particular, los hijos de las familias españolas- parece ser que no se van de casa antes de tener de 25 o 30 años en adelante, por dar un dato digamos, positivo. Se quedan de apalanque en casa mucho, mucho tiempo bajo la excusa o titular mundial de que la vida está muy cara, las casas muy caras, los televisores, los electrodomésticos...todo muy caro. Claro, porque para independizarse, casarse y demás hay que tenerlo todo.


Eso no va a ser posible porque la vida está para eso, para aprender a luchar y contruir cada cuál su propio mundo y contexto en el que también entrarán para algunos los electrodomésticos, claro. Y es que es mejor no tener responsabilidades. La vida en casa con los padres es mucho más llevadera e infinitamente más cómoda, pero esa gente ¿empuja de verdad un país? Por supuesto que no. Se la suda. Pero, el tiempo pasa para todos y algún día también serán viejos.



Como son poco amigos de tener responsabilidades, todo les parece poco e insuficiente, porque lo merecen todo al ser unos niños muy malcriados. Y si no quieren responsabilidades porque sin ellas se vive de putamadre, menos las querrán en el resto de los dominios de su vida, menos en el trabajo, ese que dicen que está muy mal remunerado porque Ellos, eje del mundo. La gente joven de hoy siempre piensan que están muy mal remunerados porque Ellos han estudiado por lo menos, por lo menos, cuatro años de Universidad y luego algún Master, ah! Y saben inglés conocimiento perfecto hablado y escrito, generalmente gracias al enorme esfuerzo de sus padres que los han enviado a Inglaterra o EEUU cada verano, ¡Bien!.

Esto les da derecho a creerse por encima de los demás, a ser ¡la hostia! a tener que recibir nada más terminar sus estudios y según sus cálculos al menos 2.500 euros de bellón, ¿quién como yo? –con todo lo que estudiado y todo lo que sé.

Los empresarios –en esto la rama de económicas, asistentes social, derecho, dirección de empresas se llevan la palma de oro- son unos chorizos y explotan, claro, porque lo de la experiencia no cuenta. Por lo visto también saben escribir el español tan perfectamente bien como el inglés, esto también va por los jueces, bueno por todos los que trabajan en el Ministerio de Justicia que se descojonan de los que nos dedicamos a las Letras, pero resultan que no saben escribir, ¡Bien también!.



Ellos, digo las pelotudas generaciones que vienen con esa inteligencia superior no caen en la cuenta de que –exceptuando algunos casos- no tienen ni zorra idea del trabajo práctico y siempre tiene que haber el expotador de turno que rehaga el entuerto cometido por alguno de estos sabios nobeles y mal pagados. No caen en la cuenta de que esos estudios también los tienen los demás, los que somos viejos y tenemos mucho morro. Y amigo, no se estudia para terminar en la Universidad y ser cotizado como el mejor de los profesionales, eso es un cuento y tú un desgraciado si crees eso, te lo digo yo que soy profe y el nivel está a la altura de la moqueta y esto lo digo ¡con dos cojones!.



Está, eso sí, la posibilidad de las oposiciones estatales que son la única manera de ser cotizado igual que los demás –los viejos- aunque no tengas ni zorra idea porque recién terminado estás de tus estudios, pero verás con el apretón del examen colmadas tus ansias de poder económico y social. ¡Atrévete y preséntate a esos exámenes facilones! Si total...seguro que los que lo han sacado ya y llevan unos años lo han sacado de chiripa, de pura potra.

Tener hijos, es un rollo, tener que hacer la compra es un rollo, tener que cocinar es un rollo, tener que recoger y limpiar la casa es un rollo, tener que corregir exámenes es un rollo, preparar las clases también, conferencias ni te cuento, prefiero no ir, escribir por encargo por cuatro duros mejor ni hablemos, comprar ropa...pero claro tener mi coche, mola mazo, mi casa la rehostia, mis cosas, mi bibliotheca que se conoce me la han regalado, ya te cagas, los discos...los objetos... Recuerdo que ser Doctor en algo, incluso en Letras, son 12 años de estudios ¡majetes! En la Uni te obligan a publicar quieras o no y a asistir a conferencias y a otras cosas. Así que a esforzarse tocan, a salir de la falda de mamá como hacen los europeos y ¡a buscarse la vida! Y ¡a enfrentar la vida! con un par, si señor, y a empujar el país con responsabilidades, y no: este trabajo no me gusta porque no me pagan bien, pues me voy a otro, ocio y más ocio. Amigo, el tiempo, pasa para todos y no quisiera yo veros cuando seais viejecitos, porque eso sí, nadie escapa, y si lo hacen es porque estás muerto. Moraleja: menos humos y a currar.



Publicar un comentario

Entradas populares