viernes, 29 de enero de 2010

¿Qué diablos es la actualidad?

Es un concepto este raro, raro, sin duda.

Normalmente entendemos por actual y según la RAE un adjetivo que caracteriza algo como presente, en el mismo momento, algo que existe sucede o se usa en el mismo tiempo de que se habla. Bueno, si nos ceñimos a esa definición qué es actual? Nada o también puede serlo todo si nos ceñimos al concepto de actualidad donde la RAE lo define como cosa o suceso que atrae y ocupa la atención del común de las gentes en un momento dado. Y ustedas y ustedes –por lo de la majadería de los génemos- se preguntará a qué viene esto. Pues viene y viene. Viene este concepto a colación porque estos días con algunos de mis alumnos de la Facultad de Información que son sabios, resulta que sólo les interesa las cosas de actualidad. Claro, yo no dije nada porque yo ya no digo nunca nada por lo general, no me molesto en hacerlo, yo ya soy reflexiva, cunde más. Digo las cosas con el tiempo o éstas mismas –que es lo que suele suceder- las palabras y los conceptos buscan como locas majínes vacíos donde ir para hablar por si mismas solas al que busca o al que las necesita o al ignorante, que también.

El intelectual trae para sí los conceptos y los hace actuales cuando le da la gana y debe hacerlo así como así es la historia del pensamiento que se actualiza cada día pasando, evolucionando por cada mente que lee y reflexiona, creando vida y por tanto actualizándose. Esto, parece que los jóvenes no lo entienden y por ejemplo una frase como: "extranjera por la nacionalidad, y más aún por los sentimientos, jamás se identificó usted con mi familia, ni con el carácter español" que se puede leer en  El abuelo de Pérez Galdós o " Malheur à qui n’a plus rien à désirer! Il perd pour ainsi dire tout ce qu’il possède...Celui qui pourrait tout sans être Dieu, serait une misérable créature ; il serait privé du plaisir de désirer ; toute autre privation serait plus supportable." de La Nouvelle Héloiïse que escribiera en 1761 Jean-Jacques Rousseau, pues parece que no son de actualidad, como si la primera no se la dijese cualquiera a una extranjera/o que entra en su familia cualquier día o como si la segunda no la pensara uno cada día, harto de tó. Dos ejemplos de las millones de páginas que podríamos reunir aquí con ideas, conceptos y sucesos que han conformado la histoira y la literatura pero que no son de actualidad, por lo que se ve.


La actualidad es Haití, por lo visto.

Para la actualidad tomada en el sentido moderno y juvenil de la palabra hay que tener una cosa que a todas luces se carece enormemente en las adocenadas mentes estudiantes: la capacidad de pensar. No sirve de nada recurrir a los sucesos de hoy, a los sucesos de estas últimas 12 horas si no se piensa nada, nada, pero nada. ¿Por qué los soldados americanos se alistan en la guerra a sabiendas de que nunca irán a una guerra suya, civil? ¿Qué tienen en su interior para hacer eso, es que nosotros tenemos la misma mentalidad? Un soldado americano –que han liberado en ocasiones a algunos como los franceses- tiene la misma idea de la patria que un español o un soldado francés? Son igual de jóvenes los unos que los otros, de la misma generación y por tanto, todos igual de actuales, cada uno a su bola. Luego entonces, ¿somos iguales los hombres o no? ¿Somos agradecidos o al final decimos que solo hay motivos políticos para todo como si no los hubiera habido siempre. ¿Y al guerrero qué? El guerrero, no importa el año, la raza o el país, es un mártir?
La prensa de hoy -al menos en Francia- es el juego de las Bratz y de Barbi susperstar. Tampoco es actual por lo visto rememorar el Holocausto cuando voy cargada de videos a clase que compré en Austewich y han pasado unos añitos. Bueno digo estas dos cositas reseñadas ayer, por no mencionar a Obama que es como decir “más madera” que decían los Hermanos Marx, nada actuales por lo visto o mucho para el que quiere ser humorista, según se mire. Ciertos son los toros, y para dar, antes hay que recoger, ilustrarse, mono!, o como se dice en mi pueblo ¡en boca cerrada no entran moscas! Haití, ya no es actualidad, no lo es, porque la vida sigue, lo será en el extricto sentido de la palabra para el que sienta sus reales en esa desagraciada isla y se decide a ayudar, y vivir con ese problema y ayudar y seguir. Estará haciendo actual el problema el resto de su vida, hasta que lo solucione, como lo hace cada uno con la carga que le toca llevar. Haití ya no es actualidad, ya ha perdido los titulares y dentro de muy poco nadie hablará más de ellos, osea que en un mes estará más que olvidado porque ya habrá otra importante noticia de actualidad, como hace un mes fue actualidad los soldados muertos en Afganistán y hoy, ni puto caso. Con qué poco se deja de ser actual, se diría ¿no? Hacemos nosotros la actualidad, es el poder del sabio, pero hay que ser sabio, hijo, libros, muchos libros, pensamiento, mucho pensamiento, porque el dolor del ser humano y sus conflictos, pardillo mio, siempre seran los mismos.

lunes, 25 de enero de 2010

Numerazo en la Apoteke


¿Qué hacemos cuando tenemos que explicar en una farmacia un problema en otro idioma? He estado la semana pasada en Alemania, en Düsseldorf y yo no sé hablar alemán, pero me vi en la necesidad imperiosa de entrar para comprar algunas cosas que no sabía como se llamaban en el idioma teutón. Hay un juego muy popular que se trata de dramatizar películas delante de otras personas para que adivinen el título de éstas, no sé cómo se llama, pero, si lo llego a saber, lo practico más. Entro en la Apoteke como guerrillero ninja que ha dado ultimatum a sus víctimas, es decir, a tumba abierta. Dispuesta yo a explicarle a la señora que mi hijo tenía picores en la cabeza pero que no tenía piojos, solo picazón, osea como nerviosismo en el cuero cabelludo, como histeria cerebral que la critatura lo transmite mediante “rascón” y consiguiente sangrado de ciertas partes de su delicada piel del mal llamado cuero cabelludo. Yo accionaba con ambas manos en mi cabeza y ella me enseñaba champús y champúes que por los dibujitos eran para piojos, y yo que no, que no tenemos piojos, tenemos nervios, muchos nervios señora, stress o exceso de inteligencia que mi hijo somatiza así con ambas manos accionando sobre su cabeza y destrozando la misma. Después la mujer –habiéndome mirado como a una loca, viniene siendo normal y lo llevo muy bien- fue a buscar un champú que por lo que pude entender era para caspa, yo le accionaba como si cayeran cosas de la cabeza y al tiempo le decía que no, que no nos caían cosas de la cabeza, que eso es caspa, lo que tienen los que yo defino como tíos aburridos, egoístas, egocéntricos, plastas, trepas...y que se visten de negro por que ahí se ve mucho la caspa, un casposo puede ser uno de mis colegas escritores, perfectamente. Una vez comprendido la dama que nuestra cabeza tampoco era un árbol de navidad, que no le caen cosas, que no tiene piojos, pero que pica mogollón...ahí te las den todas, yo gritando irriteision, irriteision, cada vez con más potencia, -en las películas se hace mucho- la veo pensativa y como en éxtasis total. Vale. La farmacéutica al ver que entraba yo en fase de histeria, que me rasco que me rasco, trajo por fin, un champú para irritaciones capilares, ¡albricias!




Después vino lo de explicar que tenemos mi niño y yo excemas, la roncha de sequedadextendida por el frío de toda la vida, que con el frío se agraba, pues esa. Teóricamente cualquier crema hidratante te ayuda, solo que esto no es siempre así. Tampoco sirve igual una crema a un niño que a su mamá-foca. No cualquier crema sirve para las irritaciones de la piel, y además de eso, resulta que son carísimas por lo tanto además de dejarte el bolsillo si compras una crema que no es adecuada ¡estás apañao! Después de haber accionado bastante con mi cabeza de un lado a otro, ahora parece que pesa, ahora hago como que estalla, ahora acciono con el cuello como una tortuga del oeste y le digo dulor, dulor, en catalán ¿porqué? No lo sé, pero se lo dije en catalán, pues la mujer ha entendido que tenía enorme dolor de cabeza y que lo que quería era de paracetamol para arriba. Trae paracetamol y sus variantes, las cojo todas por lo que pueda pasar. Trae varias cremas, todas caras, cojo dos, una para niños –por el dibujito- otra para ella, mamá-foca para hidrateision, todo caro, pero alemán, osea, un marchamo seguro de calidad. Ya lo veremos.




Pedir crema y desodorante de pies, fue pan comido, quitarme los zapatos fue todo uno para que la mujer saliera corriendo como una exhalación, al verme allí toda bien vestida pero desaliñada, claro, el sombrero por el suelo -por lo de los pelos y la picazón- el abrigo tirado, los guantes igual, el niño desesperado...botas y calcetines de través... Llegó muy contenta con todo lo necesario, marca Dr. Sholl, claro. Acabó la cosa dejándome caer en el mostrador a golpe limpio para que comprendiera que me gustaría dormir y que no puedo cuando cambio de país. Esa estuvo genial, se estiró recomendándome unas pastillas –que seguro eran de leche de burra- y se quedó tan ancha. Un total de 210 euros de nada despellejaron mi maltrecho bolsillo, no me regaló ni unas gominolas como hace Rosa la de la farmacia de la esquina, que cutre la tía, pero salí muy contenta, pero que muy contenta de mi interpretación, haciéndome entender en alemán, al mismo tiempo sanar a mi hijo que casi se desholla las meninges. Es que los alemanes son unos fenómenos y tienen de tó en las farmacias y los españoles cuando entramos en sus establecimientos farmacéuticos interpretando mucho más. La maniobra duró dos horas.



viernes, 22 de enero de 2010

Terrorífico desayuno sin diamantes



Hoy, nada de alegrías, hoy desde que me he levantado ha sido un día de esos que comienzas tropezándote con la alfombra nada mas bajarte de la cama, destrozándote el dedo del pie...y a partir de ahí toda una catástrofe de acontecimientos se han desarrollado como un sunami. La primera cosa después del tropezón ha sido golpearme con la puerta del baño –y es que estoy muy cansada y eran las 6 y cuarto-, ayer después del aviso del jefe de departamento de querer cambiar mis horarios de clases ya creo que no di pie con bola, osea, me acosté mal y por consiguiente la levantada, peor. Después del tortazo con la puerta de la toilette, obvié por completo mirarme al espejo porque para qué, para que se escucharan los aullidos desde el otro lado del bosque...no es cuestión. Una vez sentada en la toilette, casi me la pego porque estaba rota, ¡vaya por Dios! Alguien se ha cargado la tabla del water con lo güay que era en madera antigua, y encima no lo dicen, pellizquito en la entrepierna...en fin, salgo a escape arrastrándome como puedo pues hoy toca migraña y neuralgia fibromiálgica hacia la cocina donde felizmente ya estaba programada la cafetera y por lo tanto el café recién hecho. Esto me encanta, porque ciertas maniobras en alguien hipotenso como yo por las mañanas es horroroso porque no doy una y todo lo hago mal, vamos no puedo ni hablar, ni cruzarme con nadie.


Bien, cojo la misma taza de todos los días –esto ahora me encanta y no puedo vivir sin estos hábitos rutinarios-, me dispongo a ponerla en el microondas, ese aparato que debe ser contraproducente –fijo- pero que al final lo tienes para calentar la leche hartos todos de que se te salga la leche todos los días del convencional cacharro al fuego. ¿Qué sucede? Pues que el microondas es un asesino, es decir, agrede directamente al ser humano, punto. Vas a coger la taza pensando que la leche está a punto con ese minuto cincuenta que le das cada día, y cada día pasa algo nuevo, y hoy, es ese día en que no se calienta la leche pero sí y mucho la taza. Coges la taza y ¡ostras pedrín! –Ahhhhhhhhhhhhh, que me abraso los dedos. Quieres culpar a alguien –como solemos hacer los seres humanos cuando algo no nos sale bien- pero no puedes culpar a nadie: ha sido la máquina asesina. Finalmente el café,un destrozo, la leche tibia y al añadirle el café ha quedado una mezcla más templada todavía, justo ese término medio que yo destesto, porque ante todo soy una mujer péndulo: o me tomo el café hirviendo de pelarme la boca que ya está como suela por la costumbre, o si no me lo tomo como un sorbete, pero eso de que esté templadito...puedo coger la taza con el café incluido y estrellarla contra la pared. Pura histeria, razonable a todas luces o no? Si es que yo soy feliz con poco, con poco.



Pones el croissant en el tostador ya con la taquicardia puesta y los pelos erizados después de la convulsión sufrida y el inpacto por el maldito micro, cuando ves con tus propios ojos que hoy te quedas sin croissant porque se acaba de achicharrar, dejando una peste por toda la cocina incluído tu pelo que te lo has lavado ayer para estar mona en la Facultad, y te has quedado sin croissant. Bien, no tiene por qué pasar nada porque no es grave. Nada de estas cosas serían graves si nuestro carácter lo sufriera de otra manera, probablemente. Probablemente imposible porque si no estaríamos muertos, yo por lo menos. Resumen, hoy, día previsto de escritura para mí desde la mañana, he empezado con muy mala leche, porque esa rutina mañanera que me es imprescindible realizar para sentir que sigo siendo la misma, ha comenzado muy mal, con fuerte oposición por los propios elementos, han sido los elementos, son ellos. Después hemos seguido con que el fregadero está atascado de una manera sensacional, el lavaplatos se sale...en fin, dan ganas de salir huyendo. Después me he acordado de la peli Desayuno con Diamantes y bueno....qué quereis que os diga. Poco glamour tenemos hoy pero es que la vida es así, unos días compensan a otros, a cambio he tenido muy buenas noticias de mi agente literario. Audry, Audry querida amiga...


miércoles, 20 de enero de 2010

Secuelas navideñas, Uff!


Horroroso, socoooorroooo!, que me lleven bajo tierra! Te grita el espejo despiadadamente y sin ninguna compasión a esa cara absurda matutina de querer reencontrarse contigo misma, hoy, esta mañana, como todos los días y sin llegar a encontrarte, claro está. Y se preguntarán mis lectores ¿por qué? No es ficción. Ficción es mi perro Fusa (Double Croche en francés) donde mis lectores piensan que es un mastín, cuando en realidad es un Yorkshire Terrier pero Toy, osea, que no llega a dos kilos, sin embargo yo hago creer a mis lectores que tengo un mastín. Bien, hoy no me refiero a ese tipo de ficciones.

Algo de positivo sí encuentro en esta acción de mirarse en el espejo por las mañanas: por lo menos te ves. Con el tiempo puedes dejar de verte y eso es bastante más grave. Los escritores somos míticos con el miedo a la ceguera.
Mientras uno se ve en espera de dejar de verse, lo que ve es terrible. Empiezo: ojeras, bolsas, granos, mal color y a ronchas, manchas, el bigote, el entrecejo, las cejas –todo ello en penosas condiciones- . El pelo, pues según como lo lleves, si es teñido, pues con tremenda raya que pide alaridos ser teñida de nuevo, si llevas mechas a estas alturas piden también ser renovadas porque te recuerdo que te las hiciste para las fiestas de cena y tal con los compañeros, es decir, hacia primeros de diciembre, de modo que ahora...Criminal. Caspa, grasa, sequedad...puntas abiertas...son otras características típicas de estos momentos estacionarios, chungos por excelencia, donde el frío, las relaciones sociales y familiares, las fiestas y sobre todo, sobre todo que te has puesto como una cerda a comer sin compasión, pues llegamos a la situación lamentable que nos ocupa.



No vamos a decir que hemos pasado de hechicera a bruja –que seguro- ni tampoco que nos haya cambiado el metabolismo y convertido en la mujer-elefante –que alomejor-. Lo más normal es convertirse en mujer cacahuete, eso fijo, es decir, llena de bultos. Y eso mosquea bastante. Es esa alternancia que va de los 5 a los 8 o 10 kilos de más, que son lo peor, ¿y ahora qué hago? Con esto de ser feliz y comerme turrón, polvorones, chocolate, cordero, tardes de vacaciones viendo pelis con patatas cargadas de mayonesa...en fin, que todas estas vacaciones te has pasado de la raya, y ahora viene el crujir de dientes y el horror más absoluto. Pues sí que sí. Estos dos meses que me esperan será el calvario auténtico o no lo serán porque no pienso hacer dieta alguna y voy a aprovechar los finde para seguir perpetuando mi particular fase y en este momento imprescindible de alimentar mi edonismo particular en todas sus variantes. El placer gastronómico, también lo es, ver pelis, escuchar música...voy a dedicar estos finde invernales a perpetuar –por qué no- el espíritu navideño de ser muy feliz y dar rienda suelta a estos placeres. Claro, que los hay que estas cosas –incluído haberse puesto como una foca-fea no les importa nada. La frase mortal: en Haití sí que lo están pasando mal y ya me he dado el estacazo a mi misma por absurda e imbécil.




martes, 19 de enero de 2010

Comemos fuera, y cada vez peor


Con este título encabeza su artículo uno de los colaboradores asiduos de El País, hundidos y sin lectores como ya sabeis desde que me he decidido hace poco más de mes y medio a seguir este blog. Todos los lectores se han venido a leerme, ¡qué le vamos a hacer! Tendrán que contratarme. Bueno, el otro día digo, era 13 de enero, pues leía yo este repor, mal terminado y con muy pocos datos fiables, es decir un artículo poco científico desde el punto periodista y desde el punto de vista creativo y/o literario muchísimo peor, lamentable, no tenía ninguna enjundia, pero bueno, la prensa española últimamente es así, aburrida como ella sola, sin criterio, sin fuentes fidedignas, sin discurso científico, en fin...sin nada, un desastre. “España –decía- encabeza la lista de países que se alejan de la dieta mediterránea . La crisis afecta la cesta de la compra y alienta un mercado a dos velocidades”. Esto es como se puede leer una enorme estupidez, porque lo de la dieta mediterránea es ya hoy, una entelequia. Un buen día en que se realizaron estudios norteamericanos –claro- y le dieron en llamarla así hará ya por lo menos más de 70 años, ya nadie se aclara muy bien, sobre todo con el cometido y definición de esta famosa y mal entendida por la mayoría Dieta Mediterránea. Si hiciéramos una encuesta entre la población encontraríamos unas respuestas de un colorido superior.



Teniendo en cuenta los países que abarcan el Mediterráneo y que todos se atribuyen como protagonistas absolutos de esa dieta, pues digo, que qué se espera de tal cosa, ¿no engordar? ¿no tener colesterol por el aceite de oliva? ¿alargar la vida por los magníficos componentes del vino? ¿quizás ser inmortales por los omega del pescado azul? Mayor chorrada, no existe. Recurrimos a esa dieta, digo yo para estar sanos, muy sanos, pero no para estar delgados. Todo en su medida.

Nuestro colega, aportaba, o los expertos que le habían informado para confeccionar el artículo, como problema mundial los índices de obesidad que tenemos últimamente, pero claro, son cosas distintas, completamente diferentes. Abro comillas para seguir con la bronca: “Comer en casa más a menudo o elegir un menú equilibrado cuando salimos, llenar la cesta de la compra de hortalizas y aceite de oliva, renunciar a picar entre horas, en definitiva, reflexionar antes de realizar cada una de las decenas de acciones cotidianas relacionadas con la alimentación. Se trata de algo más que buenos propósitos para empezar el año. Son unas pautas más que nunca necesarias, en opinión de los expertos, ante las malas prácticas y el suspenso de los españoles en consumo alimentario”. 13 enero 2010-01-15 El País.



¿Pero se habrá visto chorrada mayor? Vamos a ver hijo mío, no, si tú no tienes la culpa. Ir de tapas es algo que no podrás jamás quitar de la idiosincrasia española, se ha ido de tapas toda la vida y después se ha comido en casa de uno la paella.

Si se trata de no engordar, pues los cereales (pastas, pan, pizzas,) característicos de la dieta mediterránea engordan mucho, mucho. El aceite de oliva, es muy bueno, muy bueno, y se utiliza para esos gazpachos tan güenos, pero engorda mucho, mucho, aunque nos ponga sanos, sanotes. Los pescados, yo soy madrileña y nos llaman gatos por algo, porque comemos mucho pescado, frito en general, pero comemos mucho pescado, también lo comen los gallegos que no están en el Mediterráneo. Donde mejor se come –dicho por mi padre que provenía de vascos- es en el país vasco, y a estos mejor les dejas de mariconadas, pero se come muy bien, pero no se adelgaza, y lo del colesterol...no se yo. Las frituras son de toda la península aunque les gusta mucho a los de por el sur. Las verduras están extendidas por toda la península, porque se come pisto por todos los sitios, y pimientos rellenos, etc...lo que no hay son ganas ni tiempo de prepararlo o quizás es que a la gente le han cambiado los gustos.

Si se come fuera y cada vez peor, no se entiende; porque cuando pagas, será para que te pongan delante lo que no tienes tiempo ni ganas de prepararte tu en tu casa. Los menús de las casas de comidas españolas, de los bares, restaurantes y demás, en realidad te sirven lo que tú quieres, y todas tienen comidas caseras. De modo que no está tan claro lo de la salud y los hábitos. Si tu salud es cerdil, pues será por algo.




viernes, 15 de enero de 2010

Futboleros y flojos



Esta clase o tipo de profesión me hacen gracia la verdad, porque como se suele decir ahora tienen un morro que se lo pisan o tienen más morro que el oso hormiguero, que también define bien el tema. Lo cierto es que esta gente que cobra un sueldo a todas luces desproporcionado por hacer mal un trabajo, además de cobrar después, mucho más por publicidades y demás, qué pasa, pues que están siempre malos. Y su enfermedad es mundial, son protagonistas contínuos diría yo. Las noticias de ayer decían que los “pobrecillos” que juegan en tercera división, pues que han visto su sueldo reducido de mil ochocientos euros a quinientos. Bueno, pues yo creo que no está nada mal ese sueldo por hacer al fin y al cabo lo que te gusta, es el sueldo de un profesor de instituto con oposición que cuesta un huevo aprobarla, o el sueldo de un médico si es que se lo dan con las responsabilidades que conlleva...y podría seguir enumerando. Lo cachondo del tema es que esta gente que están siempre malos, no se sabe nunca de qué ni por qué, gajes del oficio, además tienen por lo general a su disposición fisios, traumas, médicos...y gente que les ayude, de donde se deduce que no debe de ser tan bueno hacer deporte de esa manera tan imbécil, bueno, a mi no me cabe ninguna duda en ello, pero la población mundial les hace héroes aún sin saber por qué. No voy a decir que no me guste el fútbol, claro que me gusta, y lo escribo como lo digo fútbol, claro que me gusta repito, pero señores, me gusta el fútbol de verdad, es decir un buen partido de fútbol con tíos jugando como debe ser y no, nenazas mareando la perdiz y cachondeándose de todo el personal que es justamente lo que suelen hacer, llevárselo muerto y luego salir en honor de multitudes a dar conferencias, diciendo que estoy malito y a tocar las narices al personal por no decir otra cosa.




Ese es otro tema, el de las conferencias detrás del micro, ¡ay que joderse! Dónde se ha visto eso, diantres, y qué triste y penoso resultado. Tanto nos hemos acostumbrado a ello que ya no nos afecta lo más mínimo, ni las pintas, ni lo que dicen ni su comportamiento macarra, chulesco, analfabetoide, ausente de todo hilo comunicativo, ausente de dicción, menos de argumentos que justifiquen sus absurdas explicaciones...y luego eso sí, muy ofendidos cuando se les pregunta por su novia o por su madre. Primero se podían sacar la patata de la boca, después, con lo de las maneras chulescas y descaradas, sueño con que un día mi amigo Mauricio que mide dos metros, está cachas –osea cuadrado, pero bien- y además es médico joróbate- pues que se adelante a uno de estos chulos indocumentados conferenciantes de a real y les de un par de hostias, así como lo digo, un par de hostias, y les quite de una vez por todas la chulería y luego se vaya por donde ha venido con la gente flipando, a ver si se enteran de lo que es un tío, ¡rediós!. Sí, sueño con que un día suceda eso con...por ejemplo el Guti -aspirante a chulo profesional- que ayer tuvo una actuación lamentable detrás de los micros y con los periodistas que no sé cómo pudieron aguantar sin levantarse y matarle a leches. No se explica cómo se puede pasar por la Facultad de Ciencias de la Información y tener que aguantar a un capullo de ese porte y –digo- tenerlo que soportar: eran profesionales. Más cornás da el hambre, se diría, porque si no, no me lo explico.

La cosa es que esta gente que tiene un trabajo y que mola mazo, porque incluso los más tiraillos –los de tercera división- no lo ganan mal, pues que todo el mundo está pendiente de sus enfermedades y lesiones. ¿No será que entrenan mal? Porque la verdad es que tienen un cuerpo tocho que no sé yo, las piernas, mal, muy mal, no les caben en los pantalones, no hace falta desarrollarlas tanto...desde luego no tienen el cuerpo de Nacho Duato, ya lo quisieran para si y ya quisieran llegar a su edad y seguir ejerciendo su profesión, estos no, estos se queman en seguida a conferencias sobre todo, porque a entrenar hacen llorar, creo que les falla eso, el entrenamiento que es chunguil del amendril, provoándose lesión tras lesión como los tontos del pueblo que son, además de ser unos bandidos traicioneros jugando claro, que se clavan los tacos en la chepa en cuanto pueden, los unos a los otros. Pero de las traiciones en el deporte ya hablaremos otro día. Eso sí, el trajecito que no falte y el corte de pelo de nenaza tampoco. Bueno, ahora, también tenemos malito a “el Niño” que es como decir “el Único” que hace algo en materia futbolera, y en este caso no me extraña que el mundo entero esté preocupado por los males de este chaval, no así lo están por mis dolores de cabeza y de oídos, claro, que siempre ha habido clases. Por cierto que El Atleti le metió cinco al Recre: Notición. Esto para mi representa por encima de todo una tendencia enorme a copiar de los galos la maldita manía de economizar cortando las palabras y un caos mundial muy pero que muy importante: temblad futboleros el Atleti coge fuerzas. Oé, oé, oé, oé.


martes, 12 de enero de 2010

¡Rebajas! que me tiro, que me tiro



Esta semana han empezado las rebajas, bueno el otro día si mal no recuerdo y la verdad es que es toda una aventura. Miradas vengadoras, miradas sucias diría, cuchillos jamoneros, pasos acechantes, navajas por el aire, higadiles codazos mortales, patadas en la espinilla...un sin fin de monadas por conseguir aquella pieza que es mejor que la otra, aquella pieza que es la mejor, la que mejor precio tiene. ¡Que me tiro, que me tiro! Parece que va a decir alguien. Coches que llegan a los parkings como el que llega a un combate de boxeo, ¡que me parto, que me parto! Claro que la mayoría de las veces los objetos que se exhiben en rebajas son objetos ociosos, en realidad cosas que no son de primera necesidad, no nos son necesarias y sin embargo son atractivas, y de repente se nos aparecen delante de nuestros ojos como imprescindibles. Así es el consumismo.



Nos gastamos nuestros cien eurillos de rigor y nos vamos a casa mas contentos que unas castañuelas. Manteles, unas velas verde pistacho que me van a juego en el salón, un vaso de corazoncitos, una diadema ancha que luego me aprieta las orejas, una bufanda bien apañadita de las del mayo del 68, un paraguas que luego siempre olvidamos en casa, el sujetador de turno y como no me acuerdo de si es la copa A,B,C o D pues me llevo cuatro que ya habrá tiempo de cambiarlos, esas botas de piel que luego nos da pena usar y se quedan prácticamente nuevas para el año que viene, unos pendientes, un niki, otro niki, un jersey, otro de cuello alto que me va muy bien, un cepillo del pelo porque el otro tiene caspa, un desodorante porque lo han rebajado y ahora ya solo vale 35 euros, un chal, un monedero que estaba fenomenal fenomenal de precio, un pijama de seda que aunque me dan repelús tengo que tener uno que el otro ya no me entra por el culo, un pijama de algodón que en realidad son los que uso, unas zapatillas, otras porque estaban tan bien de precio que merecía la pena llevar dos pares, un delantal hipermoderno, una peli de video porque voy poco al cine, unos cds porque con esto de la Sgae nos han jorobado a todos...un sin fin de cosas y cosas, que no son más que eso: objetos, cosas innecesarias. A codazo limpio le he arrebatado una bata a una de al lado que también la quería, yo la vi primero, jopetas, ¡peor que el Oeste americano! Porque a mi suegra le tengo que llevar una bata, además del equipo de aerobic. Somos todos de un moderno que nos salimos.


En lo que no caemos la mayoría de las veces, o quizás sí, es que las rebajas no son tales desde el momento en que los precios iniciales estaban de antemano por las nubes, y claro, cualquier rebajilla que en realidad se aproxima a su precio de verdad nos parece la locura conejil. Europa y en particular España, desde que nos cambiaron al euro, hemos sufrido y sufrimos de hecho un robo a mano armada constante sin que apenas nos demos cuenta, pero es tan espectacularmente grande la diferencia de valor entre los objetos, y lo que pagamos que las rebajas nos parecen, eso, el maná caido del mismísimo cielo. Pero, ojo, no esto no es ninguna broma y el perfil general de la compradora compulsiva que por lo general es mujer, con problemas y medio depre a más de una le ha llevado a hipotecar su casa y tener que cancelar sus tarjetas y cuentas bancarias. Ojo al dato, que los comerciantes con tal de vender les importa muy poco si los demás destrozan su vida. Vale.



jueves, 7 de enero de 2010

Sarkozy ¡torero!




Ayer ha estado aquí Nicolas Sarkozy, sí, sí, el mismo día de los Reyes Magos, ha estado en la Bretaña francesa en la ciudad de aquí al lado, Cholet. Si le he visto o no, creo que no viene al caso, es mucho más interesante ser amiga del que se ha encargado de preparar los aperitivos y sobre todo del que ha hecho los zumos de naranja, mucho más interesante, sin duda. La mayoría de las gentes dicen de él, de Nico, que es el único que hace algo, que los demás, Los otros, sólo han hablado y que por consiguiente él es el único eficaz aunque a algunos no les guste las decisiones que toma. Es importante detallar que en esto de la política hay siempre voces conspiradoras, voces parlantes, seres ocultos y maniobras secretas ¡hostiá! Pero es verdad. Es un mundo de esquizofrénicos y conspiradores, total.



Bien. Este aspirante a torero, porque sin serlo –digo- porque no lo es, no es torero, no es español, se ha copiado de las maneras nuestras totalmente y la realidad es que esa y no otra es la manera en que su subsconsciente le viste cada mañana, de Manolete, le gusta ponerse el mundo por montera y tiene más peligro que una caja de bombas, en este caso, una caja de banderillas. Lo cierto es que con sus maneras caporales se asemeja más al carácter español que a otra cosa, haciendo y deshaciendo a su antojo a ritmo de pasodoble: ¡va por ustédes! Parece que dice cada mañana, montera en mano y saludando. Pocos capotes da el enano sin saber cómo y qué va a pasar, sus chicuelinas repatean a más de uno pero se amarra bien su traje de luces y no se cambia sus manoletinas por nada del mundo, esas en las que se sube en un a modo de relevé porque además siempre es el más chiquitín de todos los retratos y tiene –encima- una gachí bien alta. Ya no sabe qué hacer para parecer Terminator, porque lo cierto es que se sabe héroe, pero como las apariencias engañan y entre unas cosas y otras, siempre consigue parecer lo que no es, y pasarse por el Arco del Triunfo prácticamente todo, pues consigue ser el Primer Chulo Europeo por excelencia y aunque no nos guste, todos están pendientes de sus capotazos, ¡olé!. Me suena a mi mucho más que peligroso eso de es el único que hace algo, pero en fin.



El chavalín –Nico para los amigos- de tonto no tiene un pelo y se gasta una mala leche importante, por dentro y por fuera, que sí, que le conozco, sobre todo con sus irreverentes chulerías, esas sí que repatean al personal y Él lo sabe, por lo menos de Chamberí, se diría. Al toro por el cuerno y al hombre por el verbo, que se dice en el argot y el cachondo lo logra. Pero lo que más enferma me pone es que nos hayan copiado una vez más en los caracteres y se lleven otra vez más la fama los demás y nosotros que sí somos toreros y otra cosa no, pero valientes de toda la vida como ninguno, pues resulta que nos ha entrado ahora una cordura muy rara, pero muy rara, un carácter raro, raro, que aparenta ser como intelectual, pero que se queda entre cobardica y pringao y resulta que nos las dan todas en el mismo costao, ao, ao, por imitar a los periodistas que hablan peor que mal y han reventado a base de bien nuestra lengua, tanto que ya solo la quieren fuera de España, ao, -ado, ¡cojones!, -ado, con una -d pronunciada con mucha elegancia. Era un inciso. Sigo. No señor, hay que ser y volver a comportarse cara a fuera –cara adentro ya se sabe que son todos así- como los bandoleros de Sierra Morena de siempre, José María el Tempranillo o Curro Jiménez, esos sí que sabían, gente así que desafiaban, trabuco en mano.



Ahora, los políticos, aun siendo bandoleros de postín, cara al exterior resulta que se comportan como con miedo, caguetas total y así pasa, para luego ejercer de dictadores igualmente o peor, se diría. Osea, es crear un miedo a escondidas dando la cara como de gente cultural. Irritante y sobre todo poco eficaz. El enemigo no quiere saber nada de cultura y hay que enseñarle los dientes. En este momento, hay que dejar la falsa cortesía, cuando no la tienen de ninguna manera con uno, y te matan y te secuestran y te amenazan y te violan un país. En este momento, hay que ser más héroe y defender a los de tu cuadrilla, ¡leche!,déjate de vida de palacio José Luis, a toro muerto gran lanzada, que cuando quieres y algo te interesa de verdad seguro que sabes defenderlo y enfrentar al toro, y sino es así, pues es que no vales, hijo mío, porque hoy, hay que plantar cara y hay que plantársela a todos, y esperar al toro a puerta gayola.



martes, 5 de enero de 2010

Manías y jorobas, difíciles de quitar




En efecto, manías y jorobas, difíciles de quitar, normal y es que con los años nos hacemos muy incongruentes, nos radicalizamos en algunos aspectos y en otros nos la trae al pairo pero por completo. Quién no habrá visto gente muy liberal para sí ser completamente dictadora y supresora en su casa o por el contrario personajes de la derechona más espectacular tener en su casa una mentalidad liberal en el verdadero sentido que esta palabra tiene. Mi amiga dice que hablo en símbolos y va a ser que sí.


Pero no acuso a nadie, no señor, porque yo soy la primera que no doy una en coherencia y ciertas cosas que me interesaban en la juventud ahora no tienen ningún sentido para mi, yo lo llamo la evolución de la persona –para andar por casa, vamos- otros dicen que has cambiado mucho, como si alguien se creyera de verdad que puede conocer a otro, y yo digo que cuando me encuentro a alguien que sigue igual que siempre es que la vida no le ha servido para nada a pesar de los batacazos. Vale.



Confieso que me atraen mucho la ciencia y sobre todo los progresos técnicos y tecnológicos, pero por el contrario hay cosas que cada día las soporto menos y me hago más y más a la antigua. Por ejemplo, estan muy bien los aparatos de fotografía digitales pero al mismo tiempo es la única manera de no tener en tu casa o encima del piano una foto como Dios manda ¿por qué? Porque todas están en el ordenador. Yo, cuando era más joven y recuerdo en este sentido mis tiempos de redactora jefe en un conocidísimo periódico canario –que no voy a nombrar porque me echaron- pues era yo feliz con mi super cámara y mis revelados impresionantes, vamos, que alucinaba yo como las mismas cabras entre olorcillos vinagreros y demás. Las fotos probablemente fueran un higo, pero, tenías fotos porque o las revelabas tú o la curiosidad te hacía ir a la tienda de enfrente a ver cómo habías retratado esa puesta de sol que habías hecho medio cocida, o ese chico bombón o a tu amiga, tu padre o al mismo Pelayo en un caballo percherón. Hoy, nada de eso existe, todo está en el ordenador o computadora como dicen los de pallá. Las copas de antaño y los cigarrillos hoy, que se supone que está uno cada día más cerca del otro lado y la salud me da igual, pues no me interesa nada, nada, y colgué los cigarrillos y las copas hace más de veinte años, ¡mogollón de tiempo sin probar ni una copilla de ná! Mis amigos saben que tengo locura suficiente y que ya ¡lo que me faltaba! Sana, sanota.


Ni qué decir tiene de los mandos sofisticadísimos de la televisión, bueno, del televisor que es menos friki. Yo recuerdo ser mucho más feliz de pequeña simplemente apretando el botón de la Sylvanian o la Telefunken, hoy, tienes que clavar dedo y uña desesperado, indeciso, agobiado porque ya no sabes qué ver, nada te convence para un rato que tiene uno delante de ese monstruo. No sé lo que le pasa a esas pilas de los malditos mandos que hay que estar haciendo el capullo moviendo el mando con el brazo en movimientos circulares sin que este responda en absoluto a nada de lo que uno pretende. Triste. Mejor, la Telefunken blanco y negro de toda la vida donde había que esforzarse y el color lo ponías tú con la imaginación.

Para qué vamos a hablar de ideologías, si en esto da para escribir varios libros, diré al respecto que los años nos cambian y yo a pesar del comunismo y anarquismo que he mantenido de siempre, de toda la vida, soy incongruente como yo sola, y soy de las pocas que más le interesa el misticismo, las religiones y que más profundamente procura vivir cada día en unión mística con Dios. Mi amigo John es troskista y también le detuvieron hace poco en Cuba por sospechoso, ¡encima! Él que es un angelito pensador e ideólogo. Así está el mundo.


Con respecto al republicanismo –idea abrazada desde siempre- confieso que los años solo han radicalizado mis ideas, y cada día más, por eso no sé si volver a España y liarla. Estoy harta también de que todos los tolilis europeos se cachondeen de que los españoles tenemos un rey, que hace lo que le da la real gana, que nos aguantamos y que somos unos vendidos. Me tiene un poco harta la leyenda, pero tienen razón, nos aguantamos con todo, solo queremos reyes y ¡que vivan las caenas! Se sigue diciendo entre esos clamores que aplauden a los que siguen quemando las maltrechas arcas españolas.


Por último diré, que el colmo de mi misma es que creo que me he vuelto peligrosa porque yo que he sido comunista de toda la vida, ahora paso el aspirador con marchas militares y me lo paso pipa, eso quiere decir mucho en mi personalidad, osea que me estoy entrenando y a base de bien. Aquella que dice: “Ardor guerrero...” esa es la caña y friegas los platos a la velocidad de la luz. Veo que desfilo muy bien pasillo arriba, pasillo abajo, nada de gimnasia americana, ni Pilates, ni rien du tout, ¡unas buenas marchas militares a toda leche! Si son legionarias, mejor que mejor, y garantizo ir como una moto para el resto del día. De paso, si alguien quiere ir a tu casa y a ti no te apetece, con esa musiquirri, ya no entra. Es obvio que el ejército se ha perdido algo grande conmigo, a cambio tienen un monje currante exiliado en Francia.¡Legionaaaarriiiiooo, la bandera nacionalllll! ¡Chim, pón!






lunes, 4 de enero de 2010

Malos muy tontos



El tiempo pasa para todos y llevo con los años comprobando cómo la gente cambia y terminas por no entender nada de lo que pasa a tu alrededor. No es grave. Ya he visto a muchos de mis colegas volverse majaras o majaos para nada, prentendiendo hacer daño o “putear” –como corrientemente se dice- a la gente, pa ná, quiero decir sin estilo ninguno, muy tontamente y sin llegar a ninguna parte. Solo se queda en hacer el ridículo. Todo comienza cuando estás en el cole, que estás más pendiente de las notas del que tienes al lado que de procurar mejorar las tuyas propias. Triste. Eso es el maldito afán por competir que desde pequeños nos inculcan a todos, bueno, a mi, no. ¿Y a qué no lleva tanto afán por competir? A olvidarnos de nosotros mismos y a pensar –mal pensado claro- en lo que hacen los otros y a criticar como deporte nacional –en esto me ahorro las comunidades y su padre- la envidia es lo único común de todo el territorio peninsular, se hable vasco, catalán, gallego, madrileño, valenciano, andalúz o suajili ¡releche!


Ahí viene el tema: ¿cómo practicar ese deporte nacional sin llegar a nada en la vida?

La vanidad, el poder y la lucha por ellos, debe ser defendida con estilo y se debe ser alguien porque si no, es muy triste, pero mucho y da mucha pena. No hay nada peor que la mediocridad en el ser humano, que es prima hermana de la ingratitud. A mi, me gustaría ver un malo de frente y que venga a por mi con todas las de la ley, consciente al menos de que yo le haya hecho algo, un auténtico malo, pero de los de verdad, ¡hombre pero qué dice esta tía! –se dirá. Que venga, por ejemplo, un rey harto de que sea republicana y de que lo proclame...en fin, cosas así. Me estoy entrenando para ver si me topo o no me topo con alguien que dé la cara ¡sí señor! Los mediocres nunca la dan.



Es que todo lo que veo últimamente no tiene nada de nivel, son personajes de caca, de poquita cosa, gentes muy envidiosas, pelusones y pelusonas (esta voz sí tiene femenino) que no tienen talento ninguno para ser malos ¡qué rabia! y van y se hacen mezquinos, trapisondas, capulletes, de esos que no miran de frente ni por recomendación del médico, pues de esos, y ¡así vamos! mal, muy mal. Conozco uno que es malo, malo, inteligente, académico que tiene poder, pero claro, es amigo. ¡Rediós! Y prefiero que lo siga siendo.



Hombres y mujeres malgastan su tiempo en poner zancadillas al otro o a la otra sin ton ni son, en lugar de centrarse en lo que ellos mismos pueden llegar a ser o a hacer, centrarse en el potencial de su mente y claro como en realidad pierden más tiempo en ver lo del otro –por lo de la competitividad- su frustración crece cada día y con ello sus ganas de hacer faenas desagradables. Hablo en tono suave porque este blog lo leen muchos adolescentes y yo soy muy puritana para ciertos conceptos. El conjunto es muy triste: alguien A con un potencial como el de cualquiera pierde su tiempo en ver e impedir el potencial del otro B sin poder parar lo que hace, con lo cuál el potencial del primero A queda inerte y frustrado sin poder evitar el desarrollo y potencia que adquiere el de su vecino B. Convencido B de que no hace ningún mal a nadie porque no para de trabajar se hace un poquillo orgulloso cosa lógica porque se lo curra, pero B sí hace daño a alguien aunque no lo hace directamente, el hombre es su propio verdugo y la pereza es su arma mortal. Una vez que A ha contemplado como el vecino B ha progresado y A no tiene cómo justificar su incapacidad e inutilidad supina ¿qué sucede? Pues le viene toda suerte de negatividad, A se vuelve negativo y al tiempo un negao, negando todo, empezando por negarse a si mismo como si no fuera capaz de hacer lo mismo, simplemente no lo quieres hacer, por que no te da la real gana, no quieres trabajar, no quieres desarrollar tu voluntad y tienes que justificarete como sea y por ello te vuelves así, mezquino y mediocre, triste muy triste. La mente, el hombre no es consciente de su potencial, no sabe lo que es capaz de generar el desarrollo de su mente, y los tiempos de hoy con esta sociedad que nos han dado hecha y de la que nadie parece estar dispuesto a cambiar nada, de lo que se han encargado es de eliminar el conocimiento, la sapiencia o la idea de que tenemos una mente poderosa, que la podemos desarrollar y que ésta nos puede llevar a dónde queramos, porque el individuo no existe. La sociedad presente nos lleva a un mundo absurdo y procura que no pensemos nunca en nuestro interior, en esa mente bestial, sino que nos entretengamos con cualquier cosa que el tiempo pase por nosotros como si nada y que nos fijemos mucho en lo que hace nuestro vecino para desarrollar las pequeñas vanidades, esas que impiden sistemáticamente nuestro crecimiento.





Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...