Personas que visitan este blog

Futboleros y flojos



Esta clase o tipo de profesión me hacen gracia la verdad, porque como se suele decir ahora tienen un morro que se lo pisan o tienen más morro que el oso hormiguero, que también define bien el tema. Lo cierto es que esta gente que cobra un sueldo a todas luces desproporcionado por hacer mal un trabajo, además de cobrar después, mucho más por publicidades y demás, qué pasa, pues que están siempre malos. Y su enfermedad es mundial, son protagonistas contínuos diría yo. Las noticias de ayer decían que los “pobrecillos” que juegan en tercera división, pues que han visto su sueldo reducido de mil ochocientos euros a quinientos. Bueno, pues yo creo que no está nada mal ese sueldo por hacer al fin y al cabo lo que te gusta, es el sueldo de un profesor de instituto con oposición que cuesta un huevo aprobarla, o el sueldo de un médico si es que se lo dan con las responsabilidades que conlleva...y podría seguir enumerando. Lo cachondo del tema es que esta gente que están siempre malos, no se sabe nunca de qué ni por qué, gajes del oficio, además tienen por lo general a su disposición fisios, traumas, médicos...y gente que les ayude, de donde se deduce que no debe de ser tan bueno hacer deporte de esa manera tan imbécil, bueno, a mi no me cabe ninguna duda en ello, pero la población mundial les hace héroes aún sin saber por qué. No voy a decir que no me guste el fútbol, claro que me gusta, y lo escribo como lo digo fútbol, claro que me gusta repito, pero señores, me gusta el fútbol de verdad, es decir un buen partido de fútbol con tíos jugando como debe ser y no, nenazas mareando la perdiz y cachondeándose de todo el personal que es justamente lo que suelen hacer, llevárselo muerto y luego salir en honor de multitudes a dar conferencias, diciendo que estoy malito y a tocar las narices al personal por no decir otra cosa.




Ese es otro tema, el de las conferencias detrás del micro, ¡ay que joderse! Dónde se ha visto eso, diantres, y qué triste y penoso resultado. Tanto nos hemos acostumbrado a ello que ya no nos afecta lo más mínimo, ni las pintas, ni lo que dicen ni su comportamiento macarra, chulesco, analfabetoide, ausente de todo hilo comunicativo, ausente de dicción, menos de argumentos que justifiquen sus absurdas explicaciones...y luego eso sí, muy ofendidos cuando se les pregunta por su novia o por su madre. Primero se podían sacar la patata de la boca, después, con lo de las maneras chulescas y descaradas, sueño con que un día mi amigo Mauricio que mide dos metros, está cachas –osea cuadrado, pero bien- y además es médico joróbate- pues que se adelante a uno de estos chulos indocumentados conferenciantes de a real y les de un par de hostias, así como lo digo, un par de hostias, y les quite de una vez por todas la chulería y luego se vaya por donde ha venido con la gente flipando, a ver si se enteran de lo que es un tío, ¡rediós!. Sí, sueño con que un día suceda eso con...por ejemplo el Guti -aspirante a chulo profesional- que ayer tuvo una actuación lamentable detrás de los micros y con los periodistas que no sé cómo pudieron aguantar sin levantarse y matarle a leches. No se explica cómo se puede pasar por la Facultad de Ciencias de la Información y tener que aguantar a un capullo de ese porte y –digo- tenerlo que soportar: eran profesionales. Más cornás da el hambre, se diría, porque si no, no me lo explico.

La cosa es que esta gente que tiene un trabajo y que mola mazo, porque incluso los más tiraillos –los de tercera división- no lo ganan mal, pues que todo el mundo está pendiente de sus enfermedades y lesiones. ¿No será que entrenan mal? Porque la verdad es que tienen un cuerpo tocho que no sé yo, las piernas, mal, muy mal, no les caben en los pantalones, no hace falta desarrollarlas tanto...desde luego no tienen el cuerpo de Nacho Duato, ya lo quisieran para si y ya quisieran llegar a su edad y seguir ejerciendo su profesión, estos no, estos se queman en seguida a conferencias sobre todo, porque a entrenar hacen llorar, creo que les falla eso, el entrenamiento que es chunguil del amendril, provoándose lesión tras lesión como los tontos del pueblo que son, además de ser unos bandidos traicioneros jugando claro, que se clavan los tacos en la chepa en cuanto pueden, los unos a los otros. Pero de las traiciones en el deporte ya hablaremos otro día. Eso sí, el trajecito que no falte y el corte de pelo de nenaza tampoco. Bueno, ahora, también tenemos malito a “el Niño” que es como decir “el Único” que hace algo en materia futbolera, y en este caso no me extraña que el mundo entero esté preocupado por los males de este chaval, no así lo están por mis dolores de cabeza y de oídos, claro, que siempre ha habido clases. Por cierto que El Atleti le metió cinco al Recre: Notición. Esto para mi representa por encima de todo una tendencia enorme a copiar de los galos la maldita manía de economizar cortando las palabras y un caos mundial muy pero que muy importante: temblad futboleros el Atleti coge fuerzas. Oé, oé, oé, oé.


Publicar un comentario

Entradas populares