viernes, 29 de enero de 2010

¿Qué diablos es la actualidad?

Es un concepto este raro, raro, sin duda.

Normalmente entendemos por actual y según la RAE un adjetivo que caracteriza algo como presente, en el mismo momento, algo que existe sucede o se usa en el mismo tiempo de que se habla. Bueno, si nos ceñimos a esa definición qué es actual? Nada o también puede serlo todo si nos ceñimos al concepto de actualidad donde la RAE lo define como cosa o suceso que atrae y ocupa la atención del común de las gentes en un momento dado. Y ustedas y ustedes –por lo de la majadería de los génemos- se preguntará a qué viene esto. Pues viene y viene. Viene este concepto a colación porque estos días con algunos de mis alumnos de la Facultad de Información que son sabios, resulta que sólo les interesa las cosas de actualidad. Claro, yo no dije nada porque yo ya no digo nunca nada por lo general, no me molesto en hacerlo, yo ya soy reflexiva, cunde más. Digo las cosas con el tiempo o éstas mismas –que es lo que suele suceder- las palabras y los conceptos buscan como locas majínes vacíos donde ir para hablar por si mismas solas al que busca o al que las necesita o al ignorante, que también.

El intelectual trae para sí los conceptos y los hace actuales cuando le da la gana y debe hacerlo así como así es la historia del pensamiento que se actualiza cada día pasando, evolucionando por cada mente que lee y reflexiona, creando vida y por tanto actualizándose. Esto, parece que los jóvenes no lo entienden y por ejemplo una frase como: "extranjera por la nacionalidad, y más aún por los sentimientos, jamás se identificó usted con mi familia, ni con el carácter español" que se puede leer en  El abuelo de Pérez Galdós o " Malheur à qui n’a plus rien à désirer! Il perd pour ainsi dire tout ce qu’il possède...Celui qui pourrait tout sans être Dieu, serait une misérable créature ; il serait privé du plaisir de désirer ; toute autre privation serait plus supportable." de La Nouvelle Héloiïse que escribiera en 1761 Jean-Jacques Rousseau, pues parece que no son de actualidad, como si la primera no se la dijese cualquiera a una extranjera/o que entra en su familia cualquier día o como si la segunda no la pensara uno cada día, harto de tó. Dos ejemplos de las millones de páginas que podríamos reunir aquí con ideas, conceptos y sucesos que han conformado la histoira y la literatura pero que no son de actualidad, por lo que se ve.


La actualidad es Haití, por lo visto.

Para la actualidad tomada en el sentido moderno y juvenil de la palabra hay que tener una cosa que a todas luces se carece enormemente en las adocenadas mentes estudiantes: la capacidad de pensar. No sirve de nada recurrir a los sucesos de hoy, a los sucesos de estas últimas 12 horas si no se piensa nada, nada, pero nada. ¿Por qué los soldados americanos se alistan en la guerra a sabiendas de que nunca irán a una guerra suya, civil? ¿Qué tienen en su interior para hacer eso, es que nosotros tenemos la misma mentalidad? Un soldado americano –que han liberado en ocasiones a algunos como los franceses- tiene la misma idea de la patria que un español o un soldado francés? Son igual de jóvenes los unos que los otros, de la misma generación y por tanto, todos igual de actuales, cada uno a su bola. Luego entonces, ¿somos iguales los hombres o no? ¿Somos agradecidos o al final decimos que solo hay motivos políticos para todo como si no los hubiera habido siempre. ¿Y al guerrero qué? El guerrero, no importa el año, la raza o el país, es un mártir?
La prensa de hoy -al menos en Francia- es el juego de las Bratz y de Barbi susperstar. Tampoco es actual por lo visto rememorar el Holocausto cuando voy cargada de videos a clase que compré en Austewich y han pasado unos añitos. Bueno digo estas dos cositas reseñadas ayer, por no mencionar a Obama que es como decir “más madera” que decían los Hermanos Marx, nada actuales por lo visto o mucho para el que quiere ser humorista, según se mire. Ciertos son los toros, y para dar, antes hay que recoger, ilustrarse, mono!, o como se dice en mi pueblo ¡en boca cerrada no entran moscas! Haití, ya no es actualidad, no lo es, porque la vida sigue, lo será en el extricto sentido de la palabra para el que sienta sus reales en esa desagraciada isla y se decide a ayudar, y vivir con ese problema y ayudar y seguir. Estará haciendo actual el problema el resto de su vida, hasta que lo solucione, como lo hace cada uno con la carga que le toca llevar. Haití ya no es actualidad, ya ha perdido los titulares y dentro de muy poco nadie hablará más de ellos, osea que en un mes estará más que olvidado porque ya habrá otra importante noticia de actualidad, como hace un mes fue actualidad los soldados muertos en Afganistán y hoy, ni puto caso. Con qué poco se deja de ser actual, se diría ¿no? Hacemos nosotros la actualidad, es el poder del sabio, pero hay que ser sabio, hijo, libros, muchos libros, pensamiento, mucho pensamiento, porque el dolor del ser humano y sus conflictos, pardillo mio, siempre seran los mismos.

Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...