Personas que visitan este blog

Amor ficticio, amor irreal, la inexistencia del Amor

El amor no existe, quiero decir que el amor entendido como algo corpóreo no existe, globalmente es un estado interno de la persona, es un concepto que no tiene forma física. A veces pensamos que el amor es alguien que conocemos pasando a ser una persona determinada con un cuerpo físico y no podemos llegar a entender qué es lo que sucede cuando decimos que “el amor se acaba”, pensamos y nos lanzamos al mar de la desesperación. No se acaba. En realidad hemos acomodado a alguien a esa idea inexistente de que el amor existe como si tuviera un cuerpo, como si a La Verdad o La Fe o El alma se le pudiese procurar un abrigo y por consiguiente un cuerpo.



En general somos nosotros, en nuestro interior donde reside, donde está, es decir quien tiene el amor, ese estado de enamoramiento, esa inquietud, un estado extraterrenal y equivocados lo procuramos en una u otra persona para poder corresponderlo trayéndolo a la realidad, pasando del estado del imaginario a lo real. ¿Cómo se explica que nos creamos enamorados de alguien y que podamos olvidarlo o pasar a otro estado como el de amistad, el de odio en cuestión de segundos? Eso no existe, no puede ser, nadie se lo cree. Por esa razón la gente se “enamora” y se “desenamora” con una facilidad grande y sorprendente, porque es la persona quien maneja esos sentimientos. Por esa razón los lazos que se crean bajo el sustantivo Amor, o sobre el verbo Amar, son completamente ficticios y cambiantes porque en el fondo dependen de nosotros mismos, depende de nuestras mudanzas personales. Cuando evolucionamos mucho nos descompensamos probablemente de la persona que tenemos al lado, “desenamorándonos” o lo que es mejor viendo que esa persona no es lo que era, que nos ha desilusionado cuando en realidad ese ser humano no ha hecho nada, somos nosotros quienes controlamos todo ese material emocional. ¿Dónde reside entonces?

Es uno mismo el que ha cambiado su estado de amor hacia esa persona. Cuando nos creemos enamorados no es más que un espejismo de lo que queremos ver, de lo que tenemos en el interior y que queremos traerlo a la realidad como sea. ¿Es que es verdad eso de que alguien te enamora? Pues no, no creo en que sin tú quererlo sin que haya una predisposición primera un hombre o una mujer llegue y nos enamore cambiándonos la vida, también es de suponer improvisadamente y sin que nosotros lo queramos. Julieta según nos cuenta Shakespeare, antes de que llegase Romeo ya había tenido por así decirlo “una relación” con un hombre e invadida del desencanto su corazón estaba abierto a que lo ocupase otra persona, Eso sí, pero el estado de enamoramiento ya estaba en ella antes de que llegase Romeo. Él vino a dar cuerpo, a que fuese real su sueño o su concepto. En esto estamos por ahora, pero seguiré.
1 comentario

Entradas populares