domingo, 23 de octubre de 2011

Persona, individuo y colectividad

Ya he dicho en alguna otra parte que existen grandes diferencias sociales entre Francia y España que obedecen evidentemente a un proceso histórico diferente del que hoy da como resultado una realidad distinta para los unos y para los otros, por mucho que nos obliguen a aceptar la globalización de los seres en este caso europeos. Este es un término que tiene que ver más con la materia política que con la realidad social de los pueblos. Nuestros vecinos franceses han pasado por ciertas evoluciones de libertad y de liberación, adquisición y luchas de derechos que los españoles no han visto ni por asomo. Hay que reconocerles la capacidad de organizarse y de unirse cuando ante una idea se ha de aplicar un cambio, cuando consideran que algo debe cambiarse. El hombre rodeado de cosas que le plantean problemas pero le proporcionan recursos para resolverlos, ha estado durante milenios oprimido por una circunstancia, en gran parte adversa, que lo ha obligado a vivir perdido en ella, con eventuales retiradas momentáneas a su interioridad. La presencia de semejantes o prójimos se ha ido haciendo más frecuente a lo largo del tiempo, y ha sido predominante en las épocas que llamamos históricas y que conocemos más allá de vaguísimas conjeturas. Podríamos decir que la convivencia -para los españoles- ha llegado a ser más importante que la inmersión en la naturaleza y las presiones sociales, usos y vigencias que se han sumado a las impuestas por las cosas físicas. El hombre se da cuenta de que está rodeado de elementos materiales de creaciones humanas, de casas, ciudades, caminos, puentes, máquinas...todo lo ha hecho el hombre y todo parece estar controlado por él. Con todo, podemos observar en la vida social francesa cómo la persona queda en un buen segundo plano, pero es que también es así en la vida supuestamente colectiva de los españoles. No solo el hombre espera encontrarse con los demás en un quehacer que por lo pronto no existe, sino que ni siquiera es seguro que llegue a existir. Todo eso pertenece al repertorio de imágenes que pueblan la mente individual, a lo que hemos llamado mundo "interior" que es primariamente el que sepone a funcionar en la convivencia. Aparentemente los españoles somos más individualistas, se dice en el sentido de egoísmo, en el sentido de no colaboración con el bien de la mayoría, de la colectividad que es el momento de dificultad más básico a la hora de por ejemplo defender unos derechos, para el español el bien individualista siempre quedará por encima del colectivo. Para los franceses, esto ni ha sido ni es así, al contrario. Han luchado por el bienestar de la mayoría en detrimento de sus derechos individuales, pero han ganado en mejoras de su vida aunque la persona -y con ella su vida interior- haya quedado en un segundo plano. Para los españoles la cuestión pasa a un estado de irrealidad en el momento en el que el individuo se muestra más abierto a la convivencia pero mucho menos dispuesto a luchar por el colectivo.
Unos y otros se encuentran en un mundo en el que interviene la interioridad en un momento o en otro, lo proyectivo, es decir, la condición personal, generándose el conflicto con el entorno. Se va imponiendo la evidencia de que cada uno es una realidad irreductible a las cosas y también a las demás personas; es decir, que le pertenece una unicidad que va mucho más allá de la individualidad de las cosas, por tanto tambiénde las personas. El hombre recapacita porque siente que desde el comienzo de su vida individual y desde el principio de la historia es persona, ha sido persona, pero cuando trata de conceptualizar esa misma condición y hacerla activa en la sociedad, surgen las evidencias que le impiden compaginar esa condición con la de ser social y colectivo. El hombre, pues, a medida que progresivamente ha ido creando lo que entendemos por su mundo, humanizando su naturaleza se da cuenta de que lo que le rodea además está formado por elementos en los que intervienen contenidos humanos, es decir, encuentra no solo edificios, sino relatos, historias, poemas, obras de arte, mecanismos de evolución...donde interviene en mayor medida la condición personal.
El pensamiento literario, filosófico ha sido y continúa siendo el instrumento capital del hallazgo de la persona, de la vida humana y por tanto del cultivo de la vida interior. Ambos sentidos la actuación y el pensamiento que pertenecen al hombre, están en juego cada día en el momento en que nos relacionamos con la sociedad, con la colectividad. Francia ha dado los mejores filósofos, España buenos teólogos o místicos, y sin embargo vemos la contradicción que existe al ser dilosofía y religión elementos que nutren la vida interior de la persona y menos su relación con la colectividad. ¿Cuándo debemos emplear esos elementos del interior del ser y ponerlos al uso de la colectividad? ¿De qué manera? El español cultiva las "relaciones" con su colectividad humana, menos con los derechos del individuo y el francés cultiva las "relaciones" con la parte política de la sociedad, con sus derechos de individuo y menos en su parte de distendimiento del ser con los otros.

jueves, 20 de octubre de 2011

Quand la procession est toute intérieure


Il semble que la Semaine Sainte ravive d'autres sujets importants comme celui de la foi, l'état d'esprit vis à vis de la religion, les idées, le besoin de communiquer des sentiments spirituels, la passion en somme pour les croyances religieuses, les concepts et les sujets à débat, tous différents. En effet, ce que l'on entend par croyances ou traditions religieuses n'ont souvent rien à voir avec la pratique ou l'exercice de la foi, car elles sont en lien direct avec la manifestation de rites, laissant la foi toute seule, sans intérêt pour personne, réservée aux seuls mystiques, parce qu'ils croient en ce qui, de toute évidence, ne parle à personne. Les processions sont au centre de la Semaine Sainte, ces jours qui nous rappellent une mort sont des jours que commémore un groupe de chrétiens – quelques-uns seulement – et les processions dans ce sens et d'après le regard des païens sont une sorte de défilé organisé par des personnes qui vont d'un lieu à l'autre, ayant une idée principale : l'anniversaire de la célébration de la Passion du Christ. En réalité, les processions ont existé et existent encore dans beaucoup de religions – shintoïstes, hindouistes, islamistes, judaïques et chrétiennes – les plus célèbres étant les processions païennes, même si, tout bien regardé, elles n'ont rien à voir avec la Semaine Sainte. Mais la manière de célébrer ces jours de recueillement en procession par groupes n'appartient qu'à l'Espagne, je veux parler évidemment des processions avec ses 'pasos', ses chants traditionnels, ses rites qui semblent plus d'un autre monde mais qui sont une caractéristique de notre tradition espagnole. Nous savons bien que d'autres pays catholiques ne manifestent pas ainsi leurs croyances. Je veux dire que la procession traditionnelle ne fait pas partie du seul patrimoine catholique, bien au contraire, elle remonte aux temps bibliques, comme un moment de joie comme Josué qui fait le tour des remparts de Jéricho ou lorsque David danse autour de l'arche. A son origine c'était une véritable tradition païenne. A Athènes, on organise tous les ans, cinq grandes processions. Mais, en tous cas, c'est ce que je comprends et je suis respectueuse, ces processions n'ont rien à voir avec la profonde spiritualité mystique, perdant ainsi le lien avec la spiritualité intime de l'être humain, avec l'exercice pur de la foi, étant donné qu'elles se rapprochent d'un rite tout extérieur. Jésus-Christ a très souvent attaqué de manière impitoyable cette obéissance à ces protocoles et ces agissements théâtraux, faussement traditionnels. Ce fut précisément le début de la scission entre les premiers chrétiens et les juifs : les coutumes et les rites fanatiques et ceux qui ne l'étaient pas.

L'aspect culturel et religieux de nos ancêtres espagnols émigrés en Amérique a provoqué des représentations encore plus déplorables. Des représentations plus crues qui veulent émouvoir la foi du citoyen et le pousser au recueillement. Je n'y ai pas trouvé beaucoup de sens, si on veut bien me permettre, et ce que j'ai vu versait dans l'atrocité : des hommes qui se flagellent dans les rues, des marches de gens souffrants, des représentations terrifiantes de la Passion du Christ. Ce n'est pas cela la lumière du Christ. Malheureusement, les catholiques ne sont pas unanimes, chacun célèbre à sa façon ses traditions. Jésus-Christ a été (et est probablement encore) sur cette terre, et que ce soit de véritables hérésies, des représentations inventées ou pathétiques, cela ne change rien. C'est assez incompréhensible et finalement ne fait que provoquer une scission. Pour le chrétien, Jésus-Christ représente la vie, c'est un être vivant, c'est la lumière qui lui dans les ténèbres et c'est l'action spirituelle face à l'agnosticisme et la philosophie matérialiste. La vie dépasse la mort, c'est l'immortalité de l'âme mais aussi celle du corps, c'est l'espérance, la liberté, la paix…
Malgré tout, on peut voir dans ces rencontres de fidèles quelque chose qui est plus lié aux coutumes et aux traditions qu'à un mouvement spirituel privé de l'être humain. Bien sûr. J'en ai connu beaucoup qui portaient des tableaux de la passion – les confréries et autres – qui se sentaient émus par les tambours et les trompettes et le brouhaha causé par de telles processions collectives plus que pour d'autres raisons. Arriver à l'excès à cause de quelques images n'a pas grand-chose à voir avec la vraie foi active et quotidienne, cette foi qui vacille à la moindre épreuve, mais les Espagnols ont la réputation d'être des gens très religieux, et nous le sommes, ils ont la réputation d'être des mystiques, et c'est vrai aussi, sûrement, mais nous le serons toujours en dehors de ces manifestations théâtrales et dramatiques qui, j'y insiste, n'ont rien à voir avec la vie spirituelle et qui au contraire est ce qui peut passer les frontières. La foi et l'environnement de foi dans l'action devrait être un acte d'humilité et de recueillement intérieur, de grand mysticisme, mais ce n'est que ma façon de voir, je veux bien accepter que certains aient besoin d'extérioriser publiquement leurs sentiments, mais il ne faudrait pas oublier cela après la procession, si les sentiments sont vraiment sincères.

lunes, 17 de octubre de 2011

Llevándose bien sin llamar a Marte


A menudo nos gusta sentirnos bien con nuestro entorno, con todas las personas que nos rodean donde buscamos el equilibrio y el entendimiento por que eso es lo que no hace sentirnos bien. Hablo de los caracteres tranquilos, aquellos que están en armonia personal y que irradian plenitud, son aquellas personas que rara vez entran en polémica con nadie y que no malgastan sus emociones en combatir una idea con nadie. Existen igualmente personas que sin ser conscientes de ello o quizás siendolo son polemistas por naturaleza, todo lo rebaten, todo lo combaten y nos dan la sensación de estar en contra de todo y de todos. El famoso Club de enemigos personal del que ya he hablado en otros lugares. Son por lo general personas o personajes muy esforzados, con gran personalidad y muy emprendedores. El carácter en el ser humano es algo difícilmente de controlar porque cada quien lo ha ido forjando con el tiempo, con las experiencias y pruebas de la vida, las tragedias, las desilusiones, el medio ambiente, la herencia genética...Muchos son los factores que configuran lo que entendemos como una manera de ser. Esto en teatro se denomina arquetipos o tipos. Como digo, las características del carácter de una determinada persona pueden variar en función también de las circunstancias cotidianas a las que dicha persona se somete, de modo que en función de esas circunstancias nuestro carácter y manera de ser también variará. Una mujer que pasa de ser -por ejemplo- una empresaria a desempeñar el papel de madre de familia puede ver afectado su carácter asi como los demás también podrán comprobar y/o sentir dichas mudanzas. Un hombre que pasa a ser un cesante como diría Galdós o si se quiere la palabra actual, parado, se verá igualmente afectado por sus circunstancias, estas hoy son muy comunes habida cuenta la situación de crisis en la que se encuentran la mayoría de los países. La infancia, ha sido y es para muchos psiquiatras y psicólogos la etapa definitiva de la personas, para algunos incluso, desde el seno materno donde podemos ser influenciados y determinados por una serie concreta de sentimientos, rechazos, miedos, sensaciones inexplicables, fobias...La infancia, por tanto, marca nuestra vida pero también marcaría la de los padres que tuvieron a esos hijos, es decir, aquellos padres también estaban sometidos a prueba durante la etapa de ser padres con los determinantes que eso conlleva para muchos: inexperiencia, divorcios, abandonos, viudedad, guerras, hambre.... Ese niño que sufrió rechazo en el vientre materno y que sufre de miedos de adulto comprobó un día que también su madre sufría rechazo del ambiente, de su suegra, de su marido, de la sociedad, de su madre...La persona por tanto, puede tener una serie de reacciones en su carácter, hoy solo hablo del carácter, que no las puede explicar porque parece que el carácter responde a una cuestión de impulso, a algo que no se puede programar por mucho empeño que uno tenga. Se pueden controlar las tentaciones, el pecado incluso, los problemas de la vida...muchas cosas, pero ¿el carácter? ¿cómo podemos hacernos dueños de él? Hoy, lo perdonamos todo o no perdonamos nada, según nos de. Un hombre agresivo probablemente sea así porque está reivindicando algo, por imitación, por que le educaron así...siempre hay una razón, una mujer colérica, histérica, también lo será por muchas circunstancias. En general lo que sí podemos observar es lo desconfiada que es la gente en general -hablamos de ese tipo que he descrito al principio, el impetuoso- siempre sospecha de lo que uno quiere decir y yo digo que soy responsable de lo que digo y no de lo que los demás quieran interpretar de mis palabras, ese es el problema del lenguaje a diferencia de otras artes o maneras de comunicarse. Quiero decir que la música, el mensaje que la música nos quiera dar, será el que es, nostálgico, enérgico, hermoso, terrible...pero nunca lo interpretaremos de manera equivocada, el lenguaje y las palabras sí. Igualmente sucederá con la pintura, la arquitectura, la danza...a nadie se le ocurrirá sentirse agredido por el mensaje, o al menos si el mensaje es agresión será agresión pero no agresión porque la persona ha querido voluntariamente interpretarlo así tergiversando el tema. A diferencia de las palabras donde un mensaje de paz puede ser interpretado como una agresión. Ha sido así a lo largo de la HIstoria y continúa siendo así, por eso, los que utilizamos la palabra como medio de comunicación somos los más vulnerables pero también los más peligrosos. Es posible que nuestro carácter también se vea reflejado en nuestros escritos, por qué no. Las formas agresivas son posibles de detectar incluso entre los poetas, como también podemos detectar la armonía o la inteligencia, solo el contacto directo con una persona es la situación más difícil de solventar porque entran en función los caracteres con la parte sentimental de la persona, la manera expontánea de solucionar nuestros problemas, marcando la forma expedita de la situación. A mi, me agrada mucho llevarme bien, con la gente, con cada una de las personas que conozco, pero he podido comprobar algunas cosas que me llaman la atención. Una de ellas es que la gente que siente animadversión por nuestra persona, la tiene, y por mucho que se quiera, nunca la cambiaremos por mucho acto de humildad y cercenación de nuestro orgullo, nunca le caeremos bien, aunque ellos ni conozcan las razones. Alguien odia a otro y no sabe por qué, me cae gordo, se dice, una lástima, epro es así. Uno se convierte delante del odiador como alguien incómodo, molesto. He comprobado igualmente que cuando menos interés tengo en las cosas en general, algo mayor es la inteligencia para enfrentar la idea, menores son los intereses sobre ese tema o idea y por lo tanto la forma en que puedo enfrentarlo o arreglarlo será mucho más culta, desiteresada, inteligente porque la forma expontánea, interesada o interior no interviene. Veo las cosas desde fuera sin que me importen y sufro de repente de exceso de coherencia. En ese caso siempre somos muy correctos y ese es el caso en el que somos extraordinarios porque escuchamos a alguien sin vehemencia, con equilibrio, dominando la situación (pero en el fondo porque no nos interesa verdaderamente). Cuando la situación nos importa y por ejemplo estamos en una conversación con alguien que es muy fuerte en carácter, en general nos quedan dos opciones: una es la de ponernos en esa situación templada en la que no nos interesa nada y con ello dominar la situación, osea el principio de la no intervención y la otra es la de entrar al trapo y discutir continuamente poniendo nuestra opinión por encima de todo. Este acto de coraje siempre tiene un por qué, claro, pocos son los que se encienden por encenderse, generalmente ha habido un antes, un argumento que nos hace responder así, el resorte que provoca nuestro impulso y respondemos polemizando como búfalos. Las consecuencias nunca serán ni inteligentes, ni desinteresadas, ni cultas, entraremos en un broncazo infame para intentar convencer a alguien de lo que probablemente será imposible y nos sentimos por ello frustrados, dolidos, horrorizados por el no entendimiento, surge lo que conocemos como: incompatibilidad de caracteres, ¡y qué le vamos a hacer! Es posible que el carácter se pueda dominar y la persona pueda trabajar los mejores elementos que tenga para su propio progreso personal y el de los demás pero yo tengo mis dudas. Sé que cuando escucho a una persona, dicha persona se siente bien conmigo, se siente comprendida, escuchada y me parece bien porque conseguimos una armonía, una conversación sana de cosas importantes, pero también sé que esto es así porque no doy mi opinión, no digo lo que pienso realmente sobre ese hecho porque si lo hiciera podría comprobar -casi con seguridad- que donde había armonía en la expresión y disfrute dialéctico se tornará en batalla bestial. Y es que los seres humanos tenemos gran dificultad en escuchar en el otro unas ideas completamente contrarias a las nuestras y mucho menos defenderlas o apoyarlas. Por esa razón ni las relaciones ni las sociedades pueden avanzar hacia una mayor perfección del ser humano porque queremos siempre imponer nuestras ideas a los otros, reinvidicar lo que probablemente no tenga salvedad y siempre imponer nuestra voluntad sin vocación alguna de arrepentirnos por lo que hacemos mal. En esto, lo del arrepentiento o rectificación de la conducta que me da igual llamarlo así o asao, influye el maldito carácter de la persona muchas veces malcriada desde la infancia. Los niños se enfadan y se juntan con una facilidad pasmosa, a mi me gusta aprender de ellos porque no tienen rencor a nadie, la infancia es una etapa absoluta de limpieza del alma, aunque también lo es de rencores, de bestialidad, de crueldad supina y del carácter más primario, salvaje que cada persona traemos a este mundo. No obstante, esa naturalidad de conformarse con todo, me gusta, aunque como dice Galdós en su novela Miau y que viene al caso por lo que tiene de reflexión para el texto de hoy: "La infancia es implacable en sus resentimientos, y la amistad no tiene raíces en ella".

viernes, 14 de octubre de 2011

Amores, desamores y amor


Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre el amor en relación con la persona y sus inquietudes en la vida. No hemos llegado a nada claro, porque la vida debería sorprendernos incluso a los escritores que estamos mal de la realidad. Es cierto que el hombre como la mujer necesitan alguna vez en su vida sentir que conquistan, si se mira bien es algo intrínseco a la naturaleza humana. El Hombre domina sobre su vida, sobre las personas que le rodean, sobre los seres contrarios a su sexo y  quiere invadir, de hecho la HIstoria está llena de hombres que invaden a otros hombres porque sí con lo que ello tiene de consecuencias, pero sí, necesita medir sus cualidades, sus talentos y mezclarlos en el mágico mundo de los sentimientos. Esta acción -si bien se mira nada fácil- ha llegado a ser y es el centro de la vida de millones de seres. Durante la adolescencia no podemos medir las consecuencias de las relaciones y sentimientos que a cada rato surgen en nuestra vida. Las inquietudes de aquellos años nos resultan ahora tan infantiles como entrañables, eran desde luego, los años de descubrir mundo, personas, situaciones, eran los tiempo de abrir ventanas, de ilusión pero también de desilusión. Relacionamos por tanto, las historias de amor con aquel tiempo en que nacíamos, en que crecíamos sin darnos cuenta de que estábamos recién llegados a la vida, y sien querer vinculamos directamente la juventud con las historias de amor. Nos hacen revivir en la etapa de madurez, o nos salvan de una enfermedad...son necesarias en la construcción de nuestro tiempo en la tierra, del devenir de la vida. España es un país que ha dado muchos personajes cuyo leit motiv de su vida ha sido el amor. Don Juan, El Quijote, Calixto, Tomás Orozco, Juan Santa Cruz o el Cid, han sido hombres que lo han dado todo por el honor, por la ilusión, por una mujer. Todos sabemos que muchos de los hombres que vemos por la calle o que simplemente son amigos nuestros, o quizás un marido o un hijo...conservan esos elementos de conquistador tan característicos de la idiosincrasia española. ¡Salvar a la princesa! a Qué hombre no le gusta una y otra vez conseguir que la vida de una mujer que no conoce en absoluto cambie gracias a su presencia o intervención? Qué hombre o mujer que dejó la adolescencia bien lejos no le gustaría "sentirse" enamorado o descubrir que alguien está enamorado de nosotros? Es como volver a lo esencial, al sentimiento en su estado de pureza y eso hace revivir al hombre/mujer que inmiscuido en lo cotidiano se ha dejado dominar por la costumbre. El hombre, la persona, recuerda con nostalgia el mágico estado de enamoramiento que invadía nuestra espontánea vida juvenil.  

                                                     
La vida pasa por nuestra persona que ha encontrado feliz la persona con quien compartir su vida. En ese sentido el enamoramiento pasa a otra fase completamente distinta, a una fase de cotidianeidad que nunca habíamos soñado, en ocasiones de aburrimiento supino.  Eso no quiere decir nada o quiere decir mucho, claro. Hemos decidido emprender una vida y un proyecto común con alguien a quien queremos pero que obviamente con el tiempo vemos que la vibración de nuestro corazón, quizás esté cambiando, sentimos miedo por ello. La vida es ya aburrida de por si en su fase más repetitiva y deleznable del día a día y podemos hacer que cambie. Generalmente podemos escuchar a algún amigo hablar de hastío en su matrimonio, claro, es el estado civil matrimonial aparentemente en crisis o gastado el que nos lleva a querer volver a revivir aquellas emociones, visto que el paso del tiempo y con ello la posibilidad de morir se acerca. Supongo que un hombre o una mujer puede decir que está enamorado justo al final de su vida y si tiene la posibilidad de continuar con la misma persona, aquella que un día hizo que cambiásemos nuestra vida y comenzaramos a hacer cosas que jamás hubiéramos pensado: tener hijos, ser responsables, mantener un trabajo que no nos gusta, olvidarnos de nuestras aficiones, de nuestro tiempo personal...Si después de muchos años logramos vencer las vicisitudes de la vida podremos darnos por vencidos, siempre y cuando no nos hagamos demasiadas preguntas, eso sí. Como decía García Márquez no soportaría no poder morir de amor y lleva razón. Algunos quieren volver a sentir (por si la muerte les coje desprevenidos) alguna vez en su vida o muchas veces más, otra vez, el estado del amor que nos enloquecía antaño y quieren buscarlo, lo persiguen hasta que a veces lo vuelven a encontrar. Y de nuevo viene la pregunta de si es la nueva persona que nos conquista o si somos nosotros solos los que nos enamoramos del amor y de ese estado tan especial, ahora inalcanzable. Ni qué decir tiene las posibles consecuencias que se pueden dar para la vida privada de esa persona que quiere a ultranza mantener lo que tanto le había costado construir, pueden ser lamentables, pero también puede que no lo sean. No lo sé. Ese es el ámbito del romántico, de la persona que busca las sensaciones aunque sean por así decirlo "peligrosas" para su salud. Hay otros/otras que viven enamorados permanentemente, vemos en ellos que viven solos, no están casados, no tienen pareja, esto es más grave, pero existen y la facilidad con la que cambian de pareja es alucinante. Viven en permanente estado de enamoramiento. También hay hombres casados que no paran de enamorarse aunque sea del butanero, las mujeres también ¡pues vale! En este breve repaso no debo olvidar a los que constituyen la "inmensa mayoría" del personal y son los que no ven otra cosa que el sexo como un todo. Respetable, muy respetable y no digo que no sea importante, puede que el final de toda relación romántica sea eso mismo. Lo que más me molesta es que generalicen pensando que todo el monte es orégano y que todo el mundo pastorea en el mismo redil. Pues no. La cuestión sexual que con los años ha cobrado verdadera importancia en uno y otro sentido, invade igualmente la vida de las mujeres, cosa que ha existido siempre solo que no se ha reconocido por la sencilla razón de que las mujeres "tenemos que ser modositas" y no dominar nada ni a nadie. Es decir que siempre han habido mujeres que fuera de sus matrimonios han tenido multitud de relaciones (podríamos decir de carácter sexual) solo que nadie lo sospechaba. Hoy, la mujer hace lo quiere con su vida y no le duelen prendas en abrir tantas ventanas como sea necesario. Ni entro ni salgo,que cada quien haga con su vida lo más oportuno y que sea feliz. Yo creo, que tener una aventura sexual por así decirlo teniendo en cuenta que de esta manera nos entendemos todos, lo puede hacer cualquiera, no es nada difícil, tener una aventura humana es mucho más complicado y el problema viene en llenar los espacios vacíos, en seguir aprendiendo cosas de la vida, en enterarse de algo y llevarla al terreno de la soledad que nos invade a todos, con otras novedades o simplemente pasarlo bien en buena amistad y ayudarse. Esto lo encuentro más difícil pero al mismo tiempo mucho más atrayente ¿por qué? porque entran en juego otros elementos que son más característicos de la personalidad de cada quien. Entra la persona a formar parte de otra dimensión que no conocía en absoluto. Ahí es cuando la conquista cobra su verdadero sentido que es la de enamorar a otro, conquistar su vida, hacer de lo imposible, posible, conseguir algo nuevo, hacer que piense en ti o simplemente vivir momentos diferentes y por ello desconocidos. Hombres que van, mujeres que vienen y todos involucrados en las pruebas de la vida a zarpazos con el mundo...así es la cosa, por cierto Manolo, ¿cuándo nos vamos de farra?

jueves, 13 de octubre de 2011

Yo, Marcelo Gómez, personaje y ente mundial independiente de su creador


Escribir es una hecho espiritual y como tal hay que considerarlo, cada vez que leemos reorganizamos el cosmos del creador conjuntamente con él, lo vivificamos (claro yo que soy un personaje protagonista), pues muy bien... eso me interesa, cuantos más me lean, más contribuyen a mi nacimiento: ¡Ahora tú que eres el primero o la primera ya lo has hecho, ya has creado la realidad que previamente desde mi mundo había imaginado-creado yo, para que tú la hicieras en el tuyo forma palpable, el contexto. Es fácil, has caído en la trampa, así que, puedo desde ahora, desde este bautismo que me propináis como convertidores reales de mi realidad en otra que creéis vuestra, decir y hacer lo que yo quiera. Augusto Pérez (el de Niebla de Unamuno) ha estado a punto de conseguirlo pero le ha faltado entereza, simplemente se ha quedado en una mera dialéctica con su supuesto creador, ¡ese chulo de dos al cuarto! del que está por encima años luz. ¡Sin mí, te hundes! le tenía que haber dicho...Menudo geta ese Unamuno: “Y ahora voy y te resucito porque me da la gana”. Ahora te mato, ahora te resucito... ¡No señor! ¡Eso es imposible! ¡Los entes no resucitan! ¡Pobre Augusto!, tenías en la mano la oportunidad de oro para ser inmortal y no lo has conseguido. Pero no te preocupes, Pérez, que aquí estoy yo, Marcelo Gómez, un héroe español para resarcirte, y a nada que me lean, que ya lo están haciendo, darán razón a nuestros sueños, y veremos cumplida suerte de nuestra verdad en el mundo de nuestra realidad, esa que creen suya. ¡Ahora nos lees, ahora se cumple! ¡Que me encarcelen! ¡Que se van a enterar de lo que soy capaz, porque ahora nunca van a saber quién es quién y voy a cambiar los papeles: el supuesto ente de ficción se va a inmiscuir en el mundo de la realidad, esa que creen que viven los demás del género humano, y voy a decir lo que me de la gana... que se atrevan a decirme algo! ¡Por primera vez encarcelarán a lo que ellos llaman un personaje, un ente de la ficción! Muy bien. ¡Pues a por ellos! (Esto lo decía Marcelo convencido de que nadie le escuchaba.)
No cabe la menor duda –eso me tranquiliza- que los psiquiatras y psicólogos de hoy hubieran metido en el manicomio sin reservas por semejante discurso tanto a Pirandelo como a Unamuno, por paranoia y esquizofrenia, pero ¡claro! Aunque han pasado lo suyo y lo ajeno, no son noveles y yo sí que lo soy.
Con todo, hay que decir que el primero que lo tuvo claro en esto de la esquizofrenia y del desdoblamiento de la escritura y los personajes, sin duda, fue Galdós, pero como no se lo van a reconocer, nunca iremos de entierro; sin embargo, es verdad que en El amigo Manso, daba una buena idea del mundo de ficción de los personajes que no es otro que un mundo real de apariencia ficticia. Valle Inclán, quien le apreciaba y admiraba muchísimo y de hecho construyó sus esperpentos con una base galdosiana, tuvo un día la desgraciada idea de llamar a don Benito, “el garbancero”, puesto este apodo en uno de los personajes de Luces de bohemia, Max Estrella ¡Y se acabó! Lo único que ha quedado en las gentes es eso que don Benito era un garbancero. ¿Lo ven? Hasta los insultos de un personaje en un escenario trascienden la vida pública del mundo que supuestamente no es de ficción, es decir de la vida real. A partir de ahí, todo el mundo ha creído que Valle y Galdós se odiaban, cuando esto no era así. Piensese por tanto en el poder que tienen -que tenemos- los personajes, podría hacerlo pero no voy a poner más ejemplos por ahora. ¡Lástima que nos quedemos a medias en todo y no sepamos de la buena relación que los dos escritores tuvieron! Bueno, en España, sólo quedan las anécdotas de todo, rumorología que llaman muy mal llamado, esa es la forma en que se estudia la literatura de tal forma que... ¡qué se puede esperar!. Hasta en los congresos supuestamente más eruditos, también se dicen los mismos despropósitos.
Lea, lea usted los dos primeros capítulos: Yo no existo y Yo soy Máximo Manso para poder discernir los distintos niveles semánticos del entramado novelesco, pero aún así como digo, Máximo tampoco remata la faena, igual que Augusto Pérez en Niebla que bebieron personaje y autor de El amigo Manso, de Benito Pérez Galdós, quien a la sazón ya planteó estos asuntos de derechos y personajes.
No es esquizofrenia no, eso es otra cosa, no confusión entre lo que es y lo que uno cree que es, no, eso es otra cosa. Ahora que ya hemos sentado las bases, yo, Marcelo Gómez me da la gana de inventar y reinventar, crear y recrear un mundo que desde la ficción que vosotros los lectores creéis tener, traspase al vuestro para que el mundo sea el real y el vuestro el ficticio. (Ahora parece que no lo tengo claro, pero Luego mejora la cosa ¿eh!) Vosotros sí que estáis en un sueño perpetuo, mientras que nosotros los personajes siempre vamos a ser inmortales, esa es la única razón de que no podamos ser resucitados, es que somos inmortales, nunca vamos a morir mal que os pese lectores. Por eso Unamuno jamás podría resucitar a un ente de ficción, por que él no sospechaba en el fondo que éste nunca muere por mucho que se suicide Augusto Pérez o lo suicide su amo don Miguel, cretino de tres al cuarto. Los personajes nunca morimos tenemos la llave de lo sempiterno con tanto afán de crear tipos, pues eso, ahora comprobaréis que éstos ya no desaparecen, todo lo contrario.

miércoles, 5 de octubre de 2011

El personaje continúa con su disertación


Sí señor, sí buen hombre, el premio a la fuerza del novelista que ha salido del escritor para saldar cuentas y crear su mundo a expensas de éste, ¡qué se ha creído! Addiiiiiioooos Augusto Pérez, sí tú el de la Niebla unamoniana, eres y has sido un blanducho y no has tenido valor, acaso te recordaré tus lamentables palabras que te condujeron al peor de los fatum, ¡Hombre, teniendo como tú en la mano la posibilidad de la revolución! El punto clave de mi partida, el juego de lo verosímil y lo inverosímil:

Apenas si sentía el contacto del asiento sobre que descansaba ni el peso de su propio cuerpo. ¿Será verdad que no existo realmente? -se decía-. ¿Tendrá razón este hombre al decir que no soy más que un producto de su fantasía, un puro ente de ficción?Tristísima, dolorosísima había sido últimamente su vida, pero le era mucho más triste, le era más doloroso pensar que todo ello no hubiese sido sino sueño, y no sueño de él, sino sueño mío. La nada le parecía más pavorosa que el dolor. ¡Soñar uno que vive..., pase; pero que le sueñe otro!...
"Y ¿por qué no he de existir yo? -se decía- ¿Por qué? Supongamos que es verdad que ese hombre me ha fingido, me ha soñado, me ha producido en su imaginación; pero ¿no vivo ya en la de otros, en la de aquellos que lean el relato de mi vida? Y si vivo así en las fantasías de varios, ¿no es acaso real lo que es de varios y no de uno solo? Y por qué surgiendo de las páginas del libro en que se de deposite el relato de mi ficticia vida, o más bien de las mentes de aquellos que la lean -de vosotros, los que ahora la leéis- por qué no he de existir como una alma eterna y eternamente dolorosa? ¿ Por qué?" Miguel de Unamuno, Niebla, Madrid, Sarpe, 1984, pp. 213-214.

¡Basta ya Augusto! ¿Cómo te atreves? Ese es el quid de la cuestión, una cuestión a todas luces innoble por parte de don Miguel, por mucho Unamuno que éste fuera. Como que encima quería resucitarle, ¡habráse visto desvergonzado! ¡Como si tal cosa! “Ahora voy y le resucito porque esta es mi ficción y este es el personaje que está en la creación de mi mente, de mi propia ficción de creador y aunque digas ¡mu! te callo porque eres un ente de ficción”, el único y personal ente de ficción creado por Unamuno, irrepetible e irresucitable. Pero, ¿por qué no se puede resucitar a un ente de ficción que ha muerto? ¿Quién lo ha dicho? Según don Miguel es ¡Imposible- no se puede resucitar a los entes de ficción! Los entes no se mueren, somos inmortales. ¿Acaso Isidora Rufete a quien damos por acabada en La desheredada no aparece después en otras novelas de Pérez Galdós? Claro que sí, sigue viva y también continúa resucitada en nuestra realidad, el lector trae a la vida al personaje ¿Usted no ha conocido a ninguna Isidora en su vida? Entonces no sabe nada de la vida.(...) Y no sólo ella. Otros miles de personajes invaden unos espacios y otros, ¿y qué? ¡Es que es un Quijote, escuchamos una y otra vez, son inmortales! El mundo de Balzac o el de Galdós son algunos de los ejemplos más representativos del viaje estelar entre páginas, del viaje y la reivindicación de los personajes a querer ser, a querer existir. Y eso es una eterna verdad, cuando un personaje nace o se le transcribe desde su mundo supuestamente ficticio porque ya no se quiere ir. Por eso mismo nacen los arquetipos, los tipos o las conocidas caracterizaciones de los personajes que no son otra cosa que variantes de una misma personalidad. Algunos incluso han conseguido ser verdaderos tipos, verdaderos mundos que todos llegamos a conocer y que se repiten en los escritos y en las novelas como verdaderos dioses con sus innovadoras ideas gestadas en una realidad. ¿Quién no reconoce a los donjuanes, a los pícaros, a las adúlteras por poner leves y primarios ejemplos de esta construcción de mundos y caracteres paralelos a la supuesta realidad en la que vivimos?. Si uno es un donjuan me pregunto, ¿a qué mundo nos referimos al mencionarle así?¿Al de mi vecino? ¿No pertenece a un supuesto mundo de ficción o literario? Pues no, porque en realidad no se sabe con exactitud cuál es la procedencia, si de la realidad vamos a la ficción o viceversa. Si de la realidad vamos a la ficción, entonces cualquier mundo ficticio existe y en verdad no conozco a ningún personaje supuestamente literario que no exista en la realidad pues ésta generalmente supera con creces la invención. (No si no me lío.)
Bien, dicho esto, parece que está claro mi derecho a la existencia real como personaje imaginariamente llegado de la ficción. Así que estoy resuelto a que me encarcelen, ¡sí señor!, a que me denuncien. Que empiece mi propio supuesto creador -ese a quien he asesinado de forma exprofesa- que empiece él, el novelista de poca monta que quiere triunfar gracias a mi potencial de personaje, gracias a que yo ya existo antes de que empiece a pensar en mí, antes de que empiece a escribir sobre mí, sobre todo porque dice que tiene la técnica de los escritores realistas que copian de la realidad, por tanto, eso me beneficia porque yo ya estoy creado y no soy un ente de ficción como el desgraciado Augusto Pérez. Yo soy Marcelo. 

domingo, 2 de octubre de 2011

El personaje se rebela


Aquí estoy, pretendiendo ser un personaje único, revelador, independiente, original, alguien que se ha destapado contra todos y que pretende desde su ficción escribir algo. ¡Eso es imposible!, dirán. Como si fuera tan fácil que un personaje se revelara contra su creador ¿cómo, que yo lo he conseguido? pues sí, mis dedos escriben y yo mismo he matado a mi creador alcanzando de este modo mi independencia, de tal modo es esto, que en lugar de ser otra cosa: Una periodista, o una mujer divorciada o un tío que se busca entre la crisis de los 30, los 40, los 50 y todas las crisis que es donde viven los tíos, pues no, yo, soy Marcelo Gómez, un hombre normal, y me ratifico en la esencia de ser lo que soy, un personaje que vive y que ha traspasado la frontera de la realidad, porque aquí la invención ha dado lugar a la existencia. Nada como inventar los hechos para que estos cobren realismo, pues eso, resulta que yo me he inventado a mi misma dando lugar a una existencia real, ahora resulta que existo, que no pertenezco al mundo de lo onírico, ni a la frontera de los sueños borgianos, yo existo y reivindico ese derecho de existir como personaje, como un ente nuevo. Yo, Marcelo, quiero un estatuto, un economato, una república, quiero muchas cosas, porque acabo de crear un mundo nuevo que es el mundo existente, tangible, el mundo de los personajes que existimos, esos que inspiran a los escritores realistas y naturalistas; algo inesperado y perplejo.
En realidad esto ya tenía que haber ocurrido mucho antes, tiempos ha, en venganza contra los escritores que han sobrepasado los límites. En realidad se diría que eso te ha pasado a ti escritorzuelo por ir de sagaz, por haber utilizado una técnica absurda, pasada de moda, por beber de una fuente caduca, por haberte creado sin creatividad y por ser parte de una realidad iracunda de un mundo que ya no inventa que ya no va a crear nada porque ya está inventado todo, por eso es un mundo sin artista de verdad, es un mundo sin creadores originales, sin nadie que abandere ningún movimiento verdaderamente comprometido. El personaje debe inventar su revolución.
                                                
Ya es hora de que se suceda la rebelión de los personajes, la verdadera revolución hacia la verdadera eternidad, y yo, Marcelo, voy a ser su abanderado. Novel, novel pero ¿qué es eso?. Escritor novel, escritor fresco o escritor despreciable, aunque luego te mueras y tus tempranas obras noveles se conviertan en parangón de la literatura universal, en fin, ahora soy novel, aunque tenga 80 años.
Pero es que aún nadie ha podido percibir que en verdad nadie inventa, que todos repiten y que nadie se llame a engaño porque hoy los artistas redundan conceptos o escandalizan con chapuzas que provienen de una ausencia enorme de formación: el desconocimiento de la realidad, el no tener una buena técnica nos lleva hacia la investigación de la contemporaneidad de la arcada moderna. Ese es el nacimiento de gran parte del arte contemporáneo, entendiendo éste, claro está, con algunas honrosas excepciones, pues en esto es muy fácil apalancarse al carro de una supuesta modernidad cuando se desconocen los conceptos básicos que nos dan pie a una verdadera investigación.  Por esa razón, declaro mi espacio, yo, que soy un personaje que ha inspirado a un novelista mediocre que quiere hacer de mí un pelele, que tiene la mitad de los conocimientos que tengo yo, que he conseguido a lo largo de mi vida, un escritorcillo que ni siquiera conoce mi pasado y mucho menos mi presente como yo, y que encima quiere beber de mí, tomarme como influencia, como inspiración, como un arquetipo, quizás con la intención de convertirme en otra cosa, quizás en algo que no soy. ¡Qué pánico! Eso es lo que hacen los seres humanos convertir unos a otros en algo que no son. ¡Se acabó! Ahora soy yo quien de verdad toma las riendas de la Historia y se van a enterar. Soy Marcelo Gómez y lo voy a ser para siempre, construyendo mi realidad para que pueda vivir la esencia de mi yo, demostrando a este escritorzuelo de poca monta, quien pretenciosamente pretende inspirarse en mí.
Como los dioses. Eso me creo ¿Acaso los personajes no somos dioses con nuestro propio mundo? ¿No somos un cosmos en la Historia de la literatura. ¿No creamos vida para los estudiantes o a vosotros eruditos? ¿Por qué no puedo reivindicar esa posibilidad, sí, la de querer un estado aparte? Seguro que existirá el que acaso esboce una leve sonrisa igual que he acabado con el que se creía mi amo, ese que quería cambiarme la profesión, mis anhelos, mi vida...Recordaré al caso algunas palabras de creadores que en este momento de autoafirmación y explicación de la realidad en que me encuentro ayudan mucho para que me entiendas, tú lector. Algunos derechos apoyan mi candidatura hacia el ser del otro yo: el personaje, y como tal revelado, liberado, independiente. Que conste que esto no lo digo yo, lo dijo Pirandello, son algunas fuentes -porque no voy a dar todas- de mi verdad, de que lo que digo es cierto:
¿Qué autor podrá decir jamás cómo y por qué un personaje le nació de la fantasía? El misterio de la creación artística es el misterio mismo de la creación natural. (...) Así, un artista, viviendo, acoge en sí muchos gérmenes de la vida, y jamás puede decir cómo y por qué, en cierto momento, uno de esos gérmenes vitales se le inserta en la fantasía para convertirse en una criatura viva, en un plano de vida superior a la voluble existencia cotidiana. Sólo puedo decir que sin haberlos buscado, me encontré a estos personajes delante de mí, vivos y tangibles, tan vivos que hasta oía su respiración, aquellos seis personajes que ahora se ven en escena. Y allí presentes, cada uno con su secreto tormento, y todos unidos por el origen y desarrollo de sus recíprocas vicisitudes, esperaban que yo los hiciera entrar en el mundo del arte, componiendo con sus personas, con sus pasiones y con sus casos, una novela, un drama, o, por lo menos, un cuento. Habían nacido y querían vivir . Luigi Pirandello, Obras escogidas, Madrid, Aguilar, 1971, pág. 678.

Ahora demostraré a estos que yo, aun siendo un personaje eterno, seré capaz de traspasar la realidad de lo que otros creen una ficción y recogeré el premio a mi valentía, esto será el próximo día. 

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...