martes, 12 de noviembre de 2013

Un recuerdo a Sartre



La figura más notoria de la filosofía francesa de los años postera la Guerra Mudial es el represante del "existencialismo" en sentido estricto, Jean-Paul Sartre (nacido en 1905). Profesor de Liceo, novelista y dramaturgo, escritor político, director de Les Temps Modernes, estudió algún tiempo en Alemania y recibió fuertemente la influencia del pensamiento fenomenológico de Husserl y también de Heidegger, de quienes procee gran parte de sus ideas; Heidegger había señalado, sin embargo, la gran distancia que lo separaba de Sartre; en los últimos años, este se había aproximado crecientemente al marxismo. Su obra es muy amplia; sus escritos filosóficos principales son L'imagination, Esquise d'une théorie des émotions, L'imaginaire, L'être et le néant (su obra capital, 1943); tras una larga interrupción, ha publicado en 1960 otra obra muy extensa, Critique de la raison dialectique; hay que contar además sus ensayos Situations, Baudelair, L'existentialisme est un humanisme, Saint-Genêt, comédien et martyr, etc. Hay que agregar sus novelas "existenciales" La nausée (1938), Lâge de raison, Le sursis, La mort dans L'âme, sus relatos Le mur, Les jeux sonst faits, Engrenages, su teatro: Huis-clos, Les mouches, MOrts sans sépulture, Le putain respectueuse, Les mains sales, Le diable et le bon Dieu, Nebrassov, Les séquestrés d'Altona y un libro autobiográfico Les mots.

Sartre partió de una psicología fenomenológica y solo de un modo relativamente tardió pasó a la ontología; el subtítulo de L'être et le néant es "Essai d'ontologie phénomemologique"; es un libro de 722 densas páginas, de difícil lectura, con tecnicismo tradicional, en general traspuesto a otros sentidos, análisis minuciosos, descripciones fenomenológicas, fragmentos de gran talento literario y otros de prosa abstrusa y poco accesible. El sentido primario del "existencialismo" es la prioridad de la existencia sobre la esencia, lo cual equivale a invertir los términos tradicionales, pero aceptando el mismo esquema de la ontología tradicional; en cierto sentido, se podría decir que la filosofía de Sartre es ontología tradicional, escolástica o fenomenológica, à rebours, pero sin trascender de sus planteamientos y conceptos fundamentales. Por eso los que maneja constantemente son ser, nada, en-sí y para-si, para-sí y para-otro, etc. El ser del hombre se interpretacomo pour-soi o conciencia,, con lo cual se recae en Husserl. "La conciencia -escribe Sartre- es un ser para el cual es en su ser cuestión de su ser en tanto que este ser implica u ser otro que él!. "La conciencia es un ser para el cual es en su ser conciencia de la nada de su ser". Sartre plantea el problea en términos de conciencia, lo que lo aproxima mucho más a Husserl que a Heidegger. Por lo demás, muchas de sus ideas han sido formuladas por esos dos filósofoso o por Ortega: el proyecto,la elección o choix, el "estar condenado a ser libre" (Ortega ha enseñado con decenios de anticipación que el hombre es forzosamente libre, es libre para todo, menos para dejar de serlo; pero a la vez ha tenido la evidencia de que, si bien el hombre elige siempre, o todo en su vida es objeto de elección, ni la circunstancia ni la vocación o proyecto originario).
Sartre profesa lo que llama "un ateísmo frecuente" que funda en razones sumamente endebles, poco creíbles y menos justificadas; para que él, el temple fundamental frente a la realidad es la evidencia de que todo está "de más" (de trop) y, por tanto, la náusea. El hombre es una pasión para fundar el ser y consitutuir el En -sí, el Ens causa sui, es decir, Dios. Pero la idea de Dios -concluye Sartre- es contradictoria y nos perdemos en vano; el hombre es una pasión inútil". En la Critique de la raison dialectique, Sartre dice que una antropología estructural e histórica "trouve sa place à l'interieur de laphilosophie marxiste parce que je considère le marxisme comme l'indépassable philosophie de notre temps et parce que je tiens l'idédologie de l'existencie et sa méthode compréhensive pour une enclave dans le marxisme lui-même qui l'engendre et la refuse tout à la fois". Para Sartre el marxismo es la filosofía irrebasable de nuestro tiempo, y la razón de ello es que apenas ha empezado a desarrollarse y que no se han rebasado todavía las circunstancias que lo engendraron: "Loin d'être épuisé, le marxisme, est tout jeune encore, presque en enfance: c'est à peine s'il a commencé de se développer. Il reste indépassable parce que les circonstances qui l'ont engendré ne sont pas encore dépassées".
Doy esta cita textual porque representa muy bien el modo habitual del razonamiento sartriano. En los últimos años, ha sido objeto de muchas críticas, y su prestigio e influjo han descendido mucho. Su influencia ha sido enorme sobre Simone de Beuvoir, novelista y autora de estudios filosóficos, y originalmente estuvo próximo a su pensamiento el gran escritor albert Camus (1913-1960) que después se separó enteramente del marxismo. 
                                                


Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...