miércoles, 18 de junio de 2014

Seguimos con algo de teología medieval y sus herejías (albigenses y cátaros)



Esta centuria de la que venimos hablando más abajo y con un poco de repaso de sus autores y tan llena de actividad intelectual no pudo mantenerse libre de corrientes heterodoxas en teología, que tuvieron conexión con orientaciones filosoóficas al margen de la línea general de la Escolástica. en este sentido se puede afirmar, como hace Maurice de Wulf, que estas filosofías son antiescolásticas versando principalmente sobre unos cuantos puntos debatidos en particular: el ateísmo -infrecuente en s forma rigurosa- el panteísmo, el materialismo, la eternidad del mundo. Estos eran los puntos más controvertidos sobre los que va a acturar después la filosofía árabe y que por supuesto tendrán repercusiones heterodoxas hasta el final de la Edad Media. 
En el siglo XII aparecen, sobre todo en Francia y en algunos puntos de Italia, dos movimientos heréticos distintos, pero emparentados: los albigenses (del Albi) y los cátaros. Estos últimos era un movimiento religioso de carácter gnóstico que se propagó por Europa Occidental logrando arraigar hacia el siglo XII con fuerza en el Mediodía francés, aunque llegaron también a la corona de Aragón..De sobra son conocidas las luchas violentas que suscitaron estas herejías, a la vez que la intensa labor teológica y de predicación que determinaron y que culminó en la fundación de la Orden dominicana por Santo Domingo de Guzmán. Estas ehrejías admiten un cietro dualismo entre el bien y el mal, opuesto este último a Dios, con independencia en un paralelismo con la negación del monoteísmo cristiano. Esto equivalía a la negación del monoteísmo cristiano, y además la herejía tenía cosnecuencias morales. Cátaros quiere decir puros, los perfectos los que llevaban una vida austera y constituían un clero especial muy particular. Esta contraposición llevó a un agrabante inmoralismo. La represión del movimiento albigense, a comienzos del siglo XIII, fue durísima y se terminó después de varias Cruzadas, con la consiguiente desolación de las comarcas afectadas por la lucha. La herejía de los cátaros era especialmente peligrosa, porque su materialismo, que negaba la espiritualidad y la inmortalidad del alma, contradeciía a la vez los dogmas católicos y el fundamento mismo de la ética cristiana. Los cátaros, el catarismo  afirmaba una dualidad creadora (Dios y Satanás) y predicaba asimismo la salvación mediante el ascetismo y el estricto rechazo del mundo material percibido por los cátaros como obra demoníaca.
De otro lado, hay una serie de movimientos que se aproximan más i menos al panteísmo. Las ideas neoplatónicas del monismo y la emanación están en boga como se podía leer en Bernardo de Tours, autor de un libro llamado De mundi universitate. Mayor importancia tiene la secta de Amaury de Bènes. Según Amaury, todo es uno, porque todo es Dios: Omnia unum, quia quidquid est este Deus. El ser de todas las cosas está fundado en el ser divino; hay, pues, una imanencia de la Divinidad en el mundo. El hombre es una manifestación o aparición de Dios, como Cristo mismo. Estas ideas provocaron gran agitación, y encontraron resonancias (Joaquín de Floris) y oposición viva. Otro representante de las tendencias panteístas fue David de Dinant, que distingue entre Dios, las almas y la materia; pero que supone una unidad numérica y considera a Dios como una materia idéntica. En 1215, el cardenal Roberto De Courçon prohibió la lectura en la Universidad de Parías de las obras de física y metafísica de Aristóteles, recién conocidas, juntamente con los escritos de David de Dinant, de Amaury y de un cierto Mauricio de España. En esta condenación de Aristóteles, junto con los representantes de las tendencias panteístas, tan ajenas a su pensamiento, hay que ver la confusión de las doctrinas aristotélicas, aún mal conocidas con las de algunos comentaristas árabes. La influencia de Averroes, sobre todo, determinará más tarde un movimiento poco ortodoxo, que es el que se conoce con el nombre de averroísmo latino. 
Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...