miércoles, 8 de abril de 2015

El concepto sustancia de Spinoza




Spinoza definió el concepto de sustancia del mismo modo que Descartes pero con algunas diferencias; asís sustancia era "aquello que existe por sí mismo y cuyo concepto no necesita de otro concepto para ser comprendido". En este sentido, la afirmación se basa en un monismo absoluto: la sustancia es Dios o la Naturaleza (Deus sive Natura). Spinoza entendía la realidad como un todo único, en el que cada parte remitía a la totalidad y en ella encontraba su justificación y fundamento. A esta sustancia única le dio el nombre de "Dios o Naturaleza" y esta doctrina se conoce como "monismo panteísta". Sin embargo y como suele ser normal en la Historia, su concepto de Dios impersonal fue recibido con hostilidad por muchos de sus contemporáneos.
La diferencia entre la definición de sustancia que estableció Spinoza y la de Descartes radicó en que el primero restableció la unidad del ser (pensamiento y extensión) que Descartes había roto con la separación de las sustancias (res cogitans y res extensa): el pensamiento y el ser dejaron de ser realidades independientes. Dios es el ser puro y el creador de todas las cosas, tanto de las que forman el orden sensible y el inteligible. Por lo tanto, cuerpo y espíritu, pensamiento y ser, representan diversos aspectos de un único y miso ser, esto es, expresiones de la misma esencia os sustancia fundamental que es Dios. Cada orden discurre por separado y sin influencia alguna, aunque a veces coinciden, puesto que lo que sucede en un lugar u otro se fundamenta en la Identidad del Ser Infinito.
Spinoza reconoció que Dios era la sustancia infinita y que en ella existían infinitos atributos, pero la mente humana sólo podía reconocer dos de ellos: el pensamiento y la extensión, ambos características fundamentales o atributos de la sustancia. Spinoza también distinguió entre Dios (natura naturans) y las cosas reales, que eran modos o manifestaciones de la sustancia infinita (natura naturans); el modo del pensamiento consistía  en la idea y el de la extensión, en los cuerpos materiales, y ambos producen conexiones que convergen en Dios. Las dos sustancias finitas cartesianas se convirtieron, en el pensamiento de Spinoza como en los atributos de una única sustancia divina. Por este motivo, las almas individuales y las partes de la materia no son "cosas" sino aspectos del ser divino. Esta forma de pensamiento que concibe a Dios en todas las cosas, de modo sustancial y esencial, se conoce con el nombre de "panteísmo".
Spinoxa -resumiendo- afirmó que la sustancia creada debía entenderse como una sustancia producida por Dios. Según el filósofo no existía pluralidad de sustancias ni diversas sustancias creadas. 
Las partes no son autosuficientes; lo es el todo y existe una sustancia infinita y única que se identifica con la totalidad de lo real. 

                                          
Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...