lunes, 22 de junio de 2015

Filósofos cristianos: Santo Tomás de Aquino


Los filósofos cristianos, como ya hemos dicho, realizaron en la Edad Media una paulatina labor de integración y adaptación a los postulados de la fe del pensamiento de los grandes filósofos griegos; San Agustín unió cristianismo y filosofía platónica, Santo Tomás hizo lo propio con las ideas aristotélicas que acababan de llegar al mundo cristiano y se convirtió en el filósofo más relevante de la Edad Cristiana. El trabajo de su maestro Alberto Magno le abrió y preparó el camino para la asimilación del aristotelismo; su pensamiento destacó en especial por la originalidad del planteamiento que hizo respecto a las relaciones entre razón y fe, entre filosofía y teología, por su trabajo a la hora de demostrar la existencia de Dios y por sus postulados ético-políticos. 
Santo Tomás de Aquino fue un hombre eminentemente contemplativo, introvertido y profundamente religioso. Pero al mismo tiempo también fue un gran trabajador que escribió numerosos textos, realizó una ingente tarea en calidad de docente y desplegó una intensa actividad tanto en la corte pontificia como en la real francesa. Este dualismo vital fue un reflejo de su pensamiento; separó con claridad los campos de acción de filosofía y teología, destacando la importancia de cada una y estableciendo asimismo la jerarquía que debía existir entre ambas, conceptos que extendió a sus ideas éticas y a su visión del Estado y la Iglesia.
Entre sus obras de corte filosófico cabe destacar sus Comentarios a Aristóteles, en los que analizó el pensamiento del filósofo griego, diversos Opúsculos (breves tratados filosofícos o teológicos), numerosas Quaestiones y algunas Summae, entre ellas la Summa contra gentiles y sobre todo la Summa theologica, su obra principal, compuesta de diversas partes que tratan temas como el de la naturaleza divina, los actos humanos o las virtudes y los vicios. Estos textos se convirtieron ya en el siglo XIII en la base de la Escolástica y lo que siguió fueron en gran parte comentarios a su Summa theologica. 
Santo Tomás leyó y comentó con atención los escritos de Aristóteles, analizando a fondo sus textos metafísicos, lógicos, éticos, políticos, asó como su producción más científica, y adaptó sus conocimientos a la Escolástica cristiana. Ese fue su gran mérito.No hay que olvidar que los problemas que preocupaban a ambos filósofos, separados por 16 siglos, eran de índole muy diferente, en especial por lo que la irrupción del cristianismo había significado. Y Santo Tomás fue ante todo un cristiano convencido que y utilizó la filosofía aristotélica, los elementos de gran valor intelectual que ésta le proporcionaba, para plasmar el punto de vista cristiano sobre los problemas que preocupaban a los escolásticos: la relación entre razón y fe, la demostración racional de la existencia de Dios o la cuestión de los universales, entre otros.
Hasta aquel momento, según la perspectiva agustiniana, los sucesos naturales y el mundo sensitivo poco diferían del mundo extraterrenal y se regían por las leyes que en éste reinaban, mientras que la incorporación del pensamiento aristotélico, realista y empírico, permitió que el mundo sensible adquiriera una dimensión propia y que de él fuera posible para el hombre extraer conocimientos de validez universal. Tomás recogió la idea de ley eterna de san Agustín, entendida como  precepto divino procedente de la sabiduría del Ser supremo, que dirige toda acción y movimiento. Pero hablará también de la ley natural que rige el orden social que permite a los hombres distinguir el bien del mal sin necesidad de Revelación, y también de la ley humana promulgada por la comunidad. Santo Tomás, por tanto, rompió con el agustinismo dominante hasta aquel momento e incorporó al quehacer escolástico el pensamiento de Aristóteles, y lo hizo de una manera original y propia que dio un nuevo impulso al razonamiento occidental. 
Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...