miércoles, 30 de septiembre de 2015

SEGUNDO VIAJE: CICLO DE GRECIA (15,36-18,22) Segundo viaje misionero (49-52 d.C.): Hechos 15:36-18:21. (segunda parte)


2.3. Filipos (16,11-40)
Desde el puerto de Tróade se dirigen en barco a la isla de Samotracia y, desde ésta, al puerto de Neápolis en la costa macedonia; desde allí parten hacia Filipos, donde tendrán lugar los hechos más importantes de estos versículos del segundo viaje paulino.
Esta predicación contiene los elementos típicos del esquema estándar de la predicación paulina. En primer lugar hemos de resaltar  que las primeras personas en escuchar el mensaje de salvación de Pablo son las mujeres de la ciudad. En segundo lugar nos encontramos con un relato de exorcismos, efectuado en la persona de una esclava que estaba poseída por un espíritu adivino. Los dueños de la esclava   denuncian a Pablo por razones obvias ante las autoridades romanas. Ante estas acusaciones los habitantes de Filipos se amotinan contra nuestros mensajeros del anuncio, y éstos son azotados inmediatamente por las autoridades romanas, quizás con el fin de calmar a la turba. Después de ser encarcelados nos encontramos con una historia interesante de liberación: el Espíritu, de nuevo, interviene a favor de la expansión de la Palabra aunque las dificultades sean enormes . Siguiendo la interpretación teológica lucana, a través de un hecho natural, que es interpretado como una intervención providencial del Espíritu, Pablo y Silas son liberados de su cautiverio. Como no podía ser menos, el autor de hechos introduce como epílogo de este relato de liberación la conversión del carcelero y toda su familia. El final de este relato de liberación  insiste en la condición de ciudadano romano del Apóstol y la convicción de las autoridades romanas de la ciudad de haber violada las garantías procesales que prescribía el ius gentis en el caso de Pablo. Pablo sabedor de esta circunstancia fuerza una disculpa pública de éstas, de modo que los pretores les ruegan que salgan de la ciudad .
     Como personajes más representativos en este episodio nos encontramos con en primer lugar con una comerciante de púrpura, Lidia, que es la primera en acoger la Palabra que  anuncia Pablo. En segundo lugar nos encontramos con la esclava poseída de un espíritu adivino que, exorcizada por Pablo fue liberada del mencionado espíritu. Las consecuencias que esto trajo a nuestros misioneros por parte de los amos de la esclava su actuación, produjo su encarcelamiento. En todo este procedimiento pseudojudicial aparecen distintos funcionarios romanos: los pretores, lictores, el carcelero. En cuanto al carcelero, éste ocupa un lugar destacable en le relato de liberación, ya que es protagonista de un pequeño episodio de conversión junto a su familia. Los pretores son destacados en cuando al final de episodio, ya que deben rendir a Pablo excusas por su condición de ciudadano romano, al no haber éstos respetados los derechos del mismo en el proceso  abierto contra él .

2.4. Tesalónica y Berea (17,1-15)

Pasando por Anfípolis y Apolonia llegan hasta Tesalónica, predicando en esta ciudad. Después de ésta se dirigen hacia Berea, en donde ocurrirán hechos similares. Nos encontramos, otra vez, con el primitivo esquema de predicación cristiana. Pablo se dirige a los judíos en la sinagoga, éstos rechazan el anuncio, anuncio que tiene una mejor acogida entre los gentiles. Los judíos enfadados por el éxito del anuncio a los gentiles provocan la persecución de Pablo y Silas, pero el anuncio no puede ser paralizado, ya que está bajo la protección divina. Debemos destacar en esta persecución de los judíos en Tesalónica, la introducción de una táctica que se convertirá en general en esta persecución contra la expansión del anuncio: convertir las acusaciones religiosas en acusaciones políticas. Jasón, finalmente paga la fianza para que Pablo y Silas sean liberados, enviándolos hacia Berea. En esta ciudad se suceden similares acontecimientos. Los judíos de Tesalónica bajan hasta Berea con las mismas intenciones, de modo que provocan las iras contra el Apóstol de los gentiles. Pablo, Silas, Timoteo con la ayuda de algunos miembros de la comunidad cristiana, son ayudados a salir de la ciudad: Pablo hacia Atenas , permaneciendo Silas y Timoteo en la ciudad.

En Tesalónica aparece Jasón, que debía ocupar alguna posición influyente en la comunidad cristiana de esta ciudad. Además reaparecen los funcionarios romanos, en este caso magistrados, en relación con la pretensión judía de acabar con la misión paulina.

SEGUNDO VIAJE: CICLO DE GRECIA (15,36-18,22) Segundo viaje misionero (49-52 d.C.): Hechos 15:36-18:21 (primera parte)


                                                        


 A manera de resumen podríamos decir que este segundo viaje Pablo lo hizo de los años 49 al 52. En este recorrido encuentra menos reacciones violentas que en el viaje anterior, pero estas no faltan y son bastante graves. Visita las iglesias que fundó en el primer viaje y se propone seguir predicando por Asia Menor pero un mensaje del cielo se lo impide y le manda que vaya a Europa a predicar. Se encuentra con dos colaboradores: el evangelista San Lucas (a quien llama "médico amadísimo") y Timoteo, que será su más fiel secretario y servidor, y a quien escribirá después dos cartas que se han hecho famosas.
La primera ciudad de Macedonia que visitó fue Filipos (en sueños oyó que alguien le pedía ayuda y que fuera a Macedonia – Hechos, 16, 6-10-).
Allí curó a una chica que adivinaba el futuro. Al acabárseles el negocio a los que cobraban por cada adivinación, estos atacaron contra Pablo y su compañero Silas y les dieron una feroz paliza. Pero en la cárcel a donde los llevaron, lograron convertir y bautizar al carcelero y a toda su familia (Hechos 16, 16-34)
Pablo guardó siempre un gran cariño hacia los habitantes de Filipos y a ellos dirigió después una de sus más cariñosas cartas, la Epístola a los Filipenses.
Después fue a la ciudad de Atenas, que era muy famosa por su cultura y por sus filósofos. Allí predicó, aunque mucha gente se rió de él por hablar de que Cristo había resucitado, convirtió a varias personas.
Luego fue a Corinto un importante puerto de comerciantes. Allí pasó un año y medio predicando, logrando un gran número de conversiones. De aquí saldrán las cartas a los corintios.

 Es este el Segundo Viaje Misionero (Hechos 15:36-18:22) donde después de otra estadía en Antioquia y habiendo fundando ahí una iglesia, Pablo estaba listo para hacer otro viaje misionero. Le pidió a Bernabé que lo acompañara, visitando de nuevo a las iglesias de su primer viaje misionero. Sin embargo ocurrió un desacuerdo que causó su separación. Pero Dios convirtió este desacuerdo en algo positivo, porque ahora había dos equipos misioneros.

Bernabé se fue a Chipre, y Pablo se fue con Silas a Asia Menor.

Providencialmente, Dios redirigió a Pablo y Silas a Grecia, llevando el Evangelio a Europa. En Filipos, el equipo misionero fue golpeado y encarcelado. Regocijándose de sufrir por Cristo, ellos cantaban en la cárcel. De repente, Dios causó un terremoto que abrió las puertas de la celda y los liberó de sus cadenas. El asombrado carcelero y su familia creyeron en Cristo, pero los oficiales gubernamentales les rogaron que se fueran.

Viajando hasta Atenas, Pablo predicaba a una inquisitiva audiencia en la Colina de Marte. Él proclamaba al único y verdadero Dios a quien ellos podían conocer y adorar sin ídolos hechos por el hombre. Nuevamente, algunos se rehusaron y algunos creyeron.

Pablo les enseñó a aquellos que creyeron en Cristo y los estableció en iglesias. Durante este segundo viaje misionero, Pablo hizo muchos discípulos de varias procedencias: un joven llamado Timoteo, una mujer de negocios llamada Lidia[1], y una pareja llamados Aquila y Priscila.

2.1. Separación de Pablo y Bernabé (15.36-39)
 Comienza este viaje con una discusión entre Pablo y Bernabé sobre la conveniencia de la compañía de Juan Marcos (parecen referirse al mismo Juan que les había acompañado a partir de Salamina, abandonando su compañía en Perge) Este hecho, a la postre, provocará la separación de los dos Apóstoles, siendo Pablo acompañado en su nuevo  periplo por Silas y Bernabé por el citado Marcos.
Este segundo viaje misional  estará dedicado al fortalecimiento y estructuración de aquellas comunidades que ya habían sido fundadas por Pablo en el anterior viaje.
2.2. Asia Menor : Timoteo (15,40-16,10)
 Recorrido: parten de Antioquía , recorriendo la península de Anatolia, visitando aquellas comunidades que ya habían fundado con anterioridad. En primer lugar atraviesan Derbe y después encaminan sus pasos hacia Listra. Más tarde siguen recorrido por la región de Galacia del Sur, atravesando Misia y bajando hasta Tróade; finalmente, inquiridos por el Espíritu se dirigen  hacia la región de Macedonia.
     En Listra tiene lugar la elección de un cristiano piadoso llamado Timoteo como acompañante de las siguientes etapas de este segundo viaje. Esta elección viene enmarcada en el curiosos episodio de la circuncisión de Timoteo; suceso de difícil interpretación teológica, debido a las posiciones que Pablo mantenía con respecto a la ley y las costumbres judías (aunque las cartas paulinas pueden introducir algún criterio de conveniencia con respecto a esta cuestión de la circuncisión en la actuación paulina).
El segundo hecho resaltable en este relato es la insistencia de Lucas en aclarar al lector, de una manera expresa, la unidad de toda la Iglesia . Esta se encuentra representada en “conforme iban pasando por las ciudades, les iban entregando…….las decisiones tomadas por los Apóstoles y presbíteros en Jerusalén. En tercer lugar nos encontramos  con la intervención del Espíritu, que dirige sus pasos lejos de  Asía con dirección a las ciudades de Macedonia.
Timoteo, que es circuncidado  y acompañará a Pablo en este ciclo viajero, siendo uno de los discípulos más fieles del Apóstol de los gentiles. También existe una referencia a los judíos, numerosos por aquellos lares, que hicieron conveniente la circuncisión de Timoteo.


                                                      


[1] Esta mujer y su casa estuvieron entre las primeras personas de Europa que aceptaron el cristianismo como resultado de la labor del apóstol Pablo en Filipos alrededor del año 50 E.C. Procedía de la ciudad de Tiatira (Asia Menor), conocida por su industria del tinte. Más tarde, en Filipos (Macedonia), Lidia vendía púrpura (que podía referirse tanto al tinte como a las prendas de vestir y tejidos ya teñidos). Parece ser que era cabeza de su casa —que incluiría esclavos y siervos—, en cuyo caso posiblemente fuese viuda o soltera. (Hechos 16:14, 15.)
Lidia era “adoradora de Dios”, probablemente una prosélita judía. Debido quizás a que había pocos judíos en Filipos y no tenían sinagoga, ella y otras mujeres devotas se reunían los sábados junto a un río, a las afueras de la ciudad. Cuando el apóstol Pablo predicó a estas mujeres, Lidia escuchó atentamente. Después de haber sido bautizada junto con los de su casa, les rogó a Pablo y a sus compañeros que se quedasen con ella, diciendo: “Si ustedes me han juzgado fiel a Jehová, entren en mi casa y quédense”. Ellos no pudieron rechazar este sincero ofrecimiento de hospitalidad. Lucas, compañero de viaje de Pablo y escritor de Hechos, añade: “Sencillamente nos obligó a aceptar”. (Hechos 16:11-15.)
Más tarde, Pablo y Silas fueron de nuevo a la casa de Lidia una vez que se les liberó de la prisión. Allí animaron a los hermanos y luego partieron de Filipos. (Hechos 16:36-40.)
Quizás debido en parte a la hospitalidad de Lidia, Pablo escribió a los filipenses: “Siempre doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes en todo ruego mío por todos ustedes, mientras ofrezco mi ruego con gozo, por causa de la contribución que ustedes han hecho a las buenas nuevas desde el primer día hasta este momento”. (Flp 1:3-5.)


domingo, 27 de septiembre de 2015

PRIMER VIAJE: MISIÓN DE PABLO Y BERNABÉ (13,1-14,28)[1] Primer viaje misionero (46-48 d.C.): Hechos 13:1-15:35.

San Pablo y Bernabé fueron elegidos por el espíritu santo para evangelizar a los gentiles, mientras que otros lo hicieron con algunas comunidades judías.
El viaje lo iniciaron en Antioquia, una ciudad de la zona meridional de Turquía, en el puerto de Seleucia. Allí se embarcaron hacia Chipre. En la susodicha isla desembarcan en Salamina (ciudad al este de Grecia), ciudad donde predicarán brevemente, en una Sinagoga local, para luego partir hacia Páfos, ciudad al suroeste de Chipre. Aquí San Pablo se enfrentará al “mago” Elimas, el cual quiere tratar de impedir que Pablo convierta a un cónsul al cristianismo. San Pablo dejará tan patente la superioridad del Espíritu Santo frente a los “poderes” de Elimas (deja ciego a Elimas), que un cónsul presente en la escena, “quedó impresionado por la doctrina”. (Hechos, 13, 8-12) 
La siguiente parada será Antioquia. San Pablo y Bernabé embarcan en Páfos hacia Galacia, región de Asia menor, hogar de los Gálatas. Allí volverá a predicar, provocando la ira de las comunidades judía de la zona, que además arrastrarán a los gentiles en contra de San Pablo y su acompañante. Esto es debido a que al ver San Pablo que los judíos no querían escuchar sus predicaciones, les dijo que les dejaba y se iba a predicar a los gentiles (Hechos, 13, 47-52). A partir de este punto, las mujeres acomodadas de la zona, pasarán a ser instrumentos de los judíos para perjuicio de los Apóstoles. De Antioquia de Pisidia, la ciudad gálata donde se encontraban, saldrán precipitadamente hacia Iconia, otra ciudad de la zona.

Respondiendo a la llamada de Dios de proclamar a Cristo, Pablo y Bernabé dejaron la iglesia de Antioquia. Al principio, su método de evangelización era predicar en las sinagogas de los pueblos. Pero cuando muchos de los judíos rechazaron a Cristo, los misioneros reconocieron la llamada de Dios de predicar a los gentiles.

Por su valiente testimonio de Jesús, Saulo el perseguidor se convirtió en Pablo el perseguido. Cuando Pablo era Saulo su única obsesión era perseguir a los cristianos y seguidores de Cristo, pero después de su visión y experiencia cuando encontró a Jesucristo, cambió completamente su mentalidad y su corazón. Aquellos que rechazaron su mensaje de salvación a través de Jesucristo, trataron de detenerlo y hacerle daño. En una ciudad, fue apedreado y dejado por muerto, pero Dios lo salvó. A través de juicios, golpes y encarcelamientos, él se mantuvo predicando a Cristo crucificado.

El ministerio de Pablo a los gentiles atrajo la controversia sobre quién podía ser salvo y cómo debía ser salvo. Entre su primero y segundo viajes misioneros, él participó en una conferencia en Jerusalén discutiendo sobre el camino de salvación. El consenso final fue que los gentiles podían recibir a Jesús sin sujetarse a las tradiciones judías.

1.1. Misión de Pablo y Bernabé (13,1-3)
Pablo y Bernabé son elegidos por el mismo Espíritu para llevar a cabo el anuncio entre los gentiles. La comunidad antioquena es testigo de esta comunicación divina.
1.2. Chipre (13,4-12)
Recorrido: bajan desde Antioquía al puerto de Seleucia, en éste embarcan en dirección a Chipre, llegando en primer lugar a la ciudad de Salamina, donde tiene lugar una rápida predicación. Desde Salamina parten hacia Pafos. En esta ciudad tienen lugar los principales hechos de esta escala chipriota del viaje paulino.
En  Salamina ya se nos señala lo que será una constante en la predicación paulina: Pablo siempre comienza su predicación anunciando la Palabra a los judíos en la sinagoga local. En Salamina se destaca la ayuda de Juan en esta escala. En lo tocante a  su estancia en Pafos, hay que considerar el episodio sobre el enfrentamiento entre  Pablo y el mago Elimas (Bar-Jesús). Pablo, mediante la demostración práctica de la superioridad del Espíritu frente a las magias de Bar-Jesús (oscuridad y tinieblas para el mago)[2]. Hemos de recalcar que el castigo es sólo momentáneo, y parece que causó una honda impresión en el procónsul Sergio Paulo, llegando este a convertirse “impresionado por la doctrina”.
Personajes: Juan ayudando a los dos Apóstoles en su predicación en Salamina; Bar-Jesús, uno de los muchos magos que pululaban por aquella zona y con los cuales los predicadores cristianos  tuvieron que vérselas; el procónsul romano que se convierte impresionado por la acción del Espíritu y la predicación de Pablo.
1.3. Antioquía de Pisidia (13,13-52)
La primera etapa de esta predicación en Asia Menor es Antioquía. Pablo y su acompañante embarcan en Pafos con dirección  al puerto de Atalia, continuando viaje hasta la vecina Perge, adentrándose en al región de Galacia Meridional hasta su escala en Antioquía de Pisidia.
Nos encontramos en este episodio con el modelo estándar de predicación paulina: primero se anuncia el Kerigma a los judíos (primeros en el orden de prelación del anuncio), en este caso mediante un discurso que se convierte en paradigma del modo de anunciar a Jesucristo a los judíos. Es importante destacar que en este anuncio modélico(16-41) se encuentran los puntos fundamentales de la teología lucana, así como algunos de los ejes esenciales de la teología paulina (justificación por la fe y no por la ley); en segundo lugar, aparece la envidia de los judíos ante la predicación paulina y el intento consiguiente de hacerla fracasar; por último la conspiración de los judíos provoca la ira de los gentiles contra Pablo, teniendo éste que salir  precipitadamente de la ciudad en la cual se encuentra predicando.

En el caso de Antioquía de Pisidia es destacable el papel de las mujeres acomodadas de la ciudad que adoraban a Dios, que después de ver con simpatía el anuncio paulino pasan, por mor de las malas artes de los judíos a perseguir al Apóstol de los gentiles.
1.4. Iconio (14,1-7)
De Antioquía  de Pisidia  marchan precipitadamente hacia Iconio. El esquema de los acontecimientos de la predicación en Iconio es muy similar a la etapa anterior, pero debemos destacar que durante las varias semanas que estuvieron en Iconio se sucedieron episodios de carácter taumatúrgico, seguramente curaciones. Los judíos  y gentiles, protagonizaban estas predicaciones, aunque debe puntualizarse que una vez más los segundos se dividieron en dos bandos (unos a favor de los judíos y otros a favor de los Apóstoles ). Estos últimos y como es costumbre en Hechos, nuestros Apóstoles salen precipitadamente hacia Licaonia, Listra y Derbe. Predicando en estas dos últimas ciudades.
Durante la estancia de Pablo en Listra Lucas hace alusión a una curación prodigiosa. Un tullido que escuchaba el anuncio de Pablo es curado, gracias en parte a su fe y en parte al Espíritu. Este hecho provoca una reacción inmediata de los paganos: éstos creen que los Apóstoles son divinidades u hombres divinos, ofreciéndoles sacrificios y ofrendas como era costumbre en los cultos paganos. Los Apóstoles intentan deshacer el entuerto, pero aparecen en escena los judíos venidos de Antioquía e Iconio que proceden como de costumbre provocando la reacción violenta de los gentiles. Esta vez, incluso llegan a la lapidación hasta dar por muerto al Apóstol. Pablo salva milagrosamente la vida y junto a Bernabé parten hacia Derbe, en donde obtienen una buena cosecha de conversiones, volviendo más tarde, desandando sus pasos, se encamina hacia las comunidades que ya habían sido fundadas por ellos hasta el punto del cual habían partido.






[1] Hechos 13:1-5.Bernabé y Saulo comienzan su primer viaje misionero.  Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Los apóstoles predican en Chipre. Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre. Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante.


[2] Bar-jesús era un judío de Pafos, ciudad de la isla de Chipre, que vivió durante el siglo I E.C. y que era “hechicero, falso profeta”. (Hch 13:6.) Adoptó como nombre o título profesional “Elimas”, que significa “Hechicero”. Parece ser que Bar-Jesús ocupaba una posición muy prestigiosa como mago y consejero de Sergio Paulo, el procónsul romano de Pafos. Este “sacerdote” del culto de la adivinación estaba en contra del cristianismo, y, como deseaba proteger su posición lucrativa, se opuso inflexiblemente a la predicación de Pablo y Bernabé. Por lo tanto, cuando Sergio Paulo “procuró solícitamente oír la palabra de Dios”, Elimas “empezó a oponerse a ellos, procurando apartar de la fe al procónsul”. (Hch 13:7, 8.) Ante estas circunstancias, Pablo miró a los ojos a este hechicero satánico y, “llenándose de espíritu santo”, respondió: “Oh hombre lleno de toda suerte de fraude y toda suerte de villanía, hijo del Diablo, enemigo de todo lo justo, ¿no cesarás de torcer los caminos correctos de Jehová? Ahora pues, ¡mira!, la mano de Jehová está sobre ti, y estarás ciego, y no verás la luz del sol por un espacio de tiempo”. En ese mismo instante Bar-Jesús quedó ciego. Al ser testigo de este milagro, el primero de Pablo registrado en las Escrituras, el procónsul “quedó atónito por la enseñanza de Jehová”, y de inmediato aceptó el mensaje y “se hizo creyente”. (Hch 13:9-12.)


miércoles, 23 de septiembre de 2015

El mito de Don Juan

El mito de Don Juan es algo con lo que todo español debe cargar y caminar por sus sendas. Los españoles son muy machos dicen los franceses en el sentido de hombre machista. ¡Es que es un Don Juan! Hemos escuchado alguna vez de un hombre que conquista por doquier a las mujeres, pero que conquista por doquier a todos, pues el donjuanismo es un arte de seducción que deja con la boca abierta a hombres y mujeres por igual. Ser Don Juan es hoy un prototipo que paseamos por el mundo sin apenas saberlo, aun a sabiendas de que  los prototipos de don Juan en realidad lo son más bien por que disfrutan en contar sus aventuras más que en el arte en sí mismo de la conquista. Pocas cosas hay hoy en día para conquistar, salvo las personas. El don Juan ha derivado en su lado más grotesco que es el de fanfarrón, es decir, aquel que presume de hazañas y cual bocazas pretende la admiración de los demás.  Estos no son auténticos don Juanes, al menos en el sentido positivo del término, porque necesitan del reconocimiento público de sus méritos y quién no ha visto y oído el fanfarroneo español por ejemplo en un bar a un grupo de hombres que presumen de sus conquistas desvalorizando y en muchos casos humillando a sus víctimas. La mayoría de las veces es inventado, eso mismo he pensado siempre yo apoyada en el castizo refrán de dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. El verdadero Don Juan seduce y disfruta en silencio del arte de seducir, sin necesidad de hacer públicas sus conquistas  dejando a los demás que hablen por él, pero nunca propagando su fama. Sobre esto pues, habría mucho que decir evidentemente. La leyenda de Don Juan surgió en Europa durante la edad media. En el primer tratamiento literario formal de la historia que yo recuerde se encarnó en El burlador de Sevilla o el convidado de piedra (1630) de Tirso de Molina, donde el promiscuo don Juan seduce a la hija de don Gonzalo, jefe militar de Sevilla. Después de matar al militar, acude a su sepulcro e invita cínicamente a la estatua funeraria de su víctima a una cena. La estatua recobra vida, asiste al banquete y le devuelve la invitación. De nuevo ante el sepulcro, la estatua atrapa a don Juan y le arroja al infierno. Tal dramatización, la del Juan de Zorrilla se ha podido y se puede ver en el mes de todos los difuntos representado en los mejores teatros. Es una tradición de la que nadie se debería avergonzar, es una tradición de nuestra cultura más masculina y evocadora de la seducción no tanto varonil sino española.
Hacia 1657, unos actores ambulantes italianos escenificaron la leyenda en Francia en forma de pantomima que, más tarde, sería dramatizada por varios dramaturgos franceses como Molière, que escribió Don Juan o el convidado de piedra, estrenada en 1665. Durante el siglo XVIII Goldoni retomó el tema en su Juan Tenorio o el libertino castigado (1734) y Mozart compuso con este libreto una de las mejores óperas de todos los tiempos Don Giovanni (1787).
El siglo XIX, con el romanticismo, cambió el tratamiento del personaje. Hasta ese momento Don Juan siempre acaba castigado por sus pecados en el infierno; el romanticismo, que se sentía atraído por personajes rebeldes y amantes de la libertad, se sintió fascinado por esta figura, analiza su satanismo y teoriza sobre si el seductor, que encarna el mal, se siente culpable o no, y si puede salvarse.
Lord Byron[1] compuso entre 1819 y 1824 el poema Don Juan; Prosper Mérimée lo presenta con dos personalidades encontradas en Las almas del purgatorio o los dos Don Juan (1834) pero es el español José Zorrilla en 1844 el que realiza la versión más moderna de la leyenda y transforma al personaje fanfarrón incrédulo en un héroe simpático que acaba en brazos de su amada —aunque sea en la otra vida.
De hecho, el tema parecía agotado pero el siglo XX siguió analizando al personaje por medio de concienzudos ensayos como los de Gregorio Marañón, donde el médico y científico ofreció una visión muy controvertida y diferente del Don Juan, un narcisista con visos de homosexual, según afirma el prestigioso médico. El caso patológico presentado por Marañón nos retrata a un hombre que a base de adorarse asímismo termina por sentir atracción por todo lo que es como él, es decir por los hombres, una curiosa reflexión que no se queda ahí solo. Américo Castro o Ramón Menéndez Pidal,  retomaron el tema literario y presentándolo localmente los hermanos Machado con Don Juan de Mañara, o como un chulo de barrio, Ramón Pérez de Ayala en Tigre Juan. Pero es enorme la bibliografía, los libros, las óperas y las películas que se han hecho basados en el mito.
La cuestión hoy es preguntarnos qué ha sido de ese tan conocido mito Don Juan en el hombre español de hoy y cómo traspasa las fronteras con su quehacer mujeriego. A todos nos gusta conquistar, sin duda, a los españoles mucho pero hoy la seducción se ha tornado en esa doble personalidad o doble sexualidad del hombre donjuanesco. Hoy, España es un país pionero en tener una ley oficial que puede unir en matrimonio a dos hombres que se han seducido claro está, y curiosamente también se tiene como exhibición este tipo de conquista, sorprendente, celebrando como nadie el Día del orgullo gay en una apología en cierto modo absurda por lo que tiene –para mi- de exhibición. He visto mucha acción donjuanista, y mucho fanfarrón que habla de su conquistas cuando no debería hacerlo y que probablemente sean la mayoría inventadas. Lo que a todos les gusta por lo tanto es el fanfarroneo, es el decir y el contar por encima de todo sin certeza ninguna.



[1] Estos son títulos de obras inspiradas en el mito de Don Juan [editar]

1625: Tirso de Molina, (Gabriel Téllez) o Andrés de Claramonte, El burlador de Sevilla y convidado de piedra.1639: Pedro Calderón de la Barca, No hay cosa como callar.1643: Paolo Zehentner, Promontorium Malae Spei.1650: Giacinto Andrea Cicognini, Il convitato di pietra, teatro.1658: Dorimon (Nicolas Drouin), Le Festin de Pierre, ou le Fils Criminel.1659: Jean Deschamps "Villiers", Le Festin de Pierre ou le Fils criminel, teatro.1665: Molière, Dom Juan ou Le Festin de Pierre, comedia.1669: Rosimon, Festin de Pierre, ou l’Athée Foudroyé.1676: Thomas Shadwell, The Libertine, teatro.1714?: Antonio de Zamora, No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague o Convidado de piedra, teatro.1736: Carlo Goldoni, Don Giovanni Tenorio ossia Il Dissoluto, teatro.1761: Christoph Willibald Gluck y Gasparo Angiolini, Don Juan, balet.1787: Giovanni Bertati, libreto de Don Giovanni, ópera de Giuseppe Gazzaniga.1787: Lorenzo da Ponte, libreto de Don Giovanni, ópera de Mozart.1813: E.T.A. Hoffmann, Don Juan (más tarde incluida in Fantasiestücke in Callots Manier), novela.1821: Byron, Don Juan, poema épico.1829: Christian Dietrich Grabbe, Don Juan und Faust, teatro.1830: Pushkin, Каменный гость (Kamenny Gost', El convidado de piedra).1831: Alexandre Dumas, Don Juan de Maraña, teatro.1834: Prosper Mérimée, Les âmes du Purgatoire, novela.1840: José de Espronceda, El estudiante de Salamanca, poema.1841: Franz Liszt, Réminiscences de Don Juan, inspirado en la ópera de Mozart.1843: Søren Kierkegaard, O lo uno o lo otro, en que problematiza la ópera de Mozart, Don Giovanni.1844: Nikolaus Lenau, Don Juan, teatro.1844: José Zorrilla, Don Juan Tenorio, teatro.1861: Charles Baudelaire, Don Juan aux enfers, poema.1874: Guerra Junqueiro, A morte de D. João, poema.1878: Ford Madox Brown, The Finding of Don Juan by Haidee, pintura.1883: Paul Heyse, Don Juans Ende.1888: Richard Strauss, Don Juan, poema sinfónico.1903: George Bernard Shaw, Man and Superman, teatro.1905: Ramón del Valle-Inclán Las sonatas.1906: Ruperto Chapí, Margarita la tornera (inspirado en José Zorrilla, retracta un seductor de nombre Don Juan Alarcon), ópera.1907: Guillaume Apollinaire, Les exploits d'un jeune Don Juan, novela.1910: Gastón Leroux, Le Fantôme de l'Opéra (El fantasma de la Ópera) (incluye la ópera Don Juan Triumphant), novela.1910-12: Aleksandr Blok, Los pasos del comandante (Шаги командора).1913: Jacinto Grau, Don Juan de Carillana, El burlador que no se burla (1927) y Don Juan en el tiempo y en el espacio (1954), ensayo.1921: Edmond Rostand, La Dernière Nuit de Don Juan, teatro. Don Juan de España, de Gregorio Martínez Sierra, teatro.1922: Azorín, Don Juan.1926: Ramón Pérez de Ayala, Tigre Juan.1926: Don Juan, película protagonizada por John Barrymore.1927: Don Juan de Mañara, pieza teatral de los hermanos Antonio Machado y Manuel Machado. ?: Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, Don Juan, teatro.1934: Miguel de Unamuno, El hermano Juan o El mundo es teatro.1934: The Private Life of Don Juan (La vida privada de Don Juan), última película de Douglas Fairbanks.1934-49: André Obey, Don Juan.1936: Ödön von Horváth, Don Juan kommt aus dem Krieg (Don Juan regresa de la Guerra).1938: Sylvia Townsend Warner, After the Death of Don Juan, novela.1942: Paul Goodman, Don Juan or, The Continuum of the Libido, novela publicada por Taylor Stoehr en 1979.1946: Suzanne Lilar, Le Burlador, romance que reinterpreta el mito de Don Juan de la perspectiva femenina, revelando una gran profundidad en el análisis psicológico.1949: Adventures of Don Juan (Las Aventuras de Don Juan), película protagonizada por Errol Flynn.1953: Max Frisch, Don Juan oder die Liebe zur Geometrie y Nachträgliches zu Don Juan.1954: Ronald Frederick Duncan, Don Juan, teatro.1955: Ingmar Bergman, Don Juan, teatro.1958: Henry de Montherlant, Don Juan, teatro.1959: Roger Vailland, Monsieur Jean, teatro.1960: Ingmar Bergman, Djävulens öga(El Ojo del Diabolo), película.1963: Gonzalo Torrente Ballester, Don Juan, novela.1973: Don Juan ou Si Don Juan était une femme..., película protagonizada por Brigitte Bardot1974: Derek Walcott, The Joker of Seville, teatro1977: Joni Mitchell, "Don Juan's Reckless Daughter", canción y álbum1988: Éric-Emmanuel Schmitt, La nuit de Valognes, teatro1989: The Pet Shop Boys song "Don Juan", que utiliza la historia como metáfora de la seducción de los Balcanes por el nazismo en los años 30.1991: Georges Pichard, Exploits d'un Don Juan, comic inspirado en Guillaume Apollinaire.1992: "The Statue Got Me High" canción de They Might Be Giants, recreación contemporánea del mito de Don Juan.1995: Don Juan DeMarco, película de Jeremy Leven, protagonizada por Marlon Brando y Johnny Depp en el papel de Don Juan.1997: David Ives, Don Juan in Chicago, comedia (Don Juan en Chicago).1998: Don Juan, ópera de Javier Collazo y Juan Carlos Zorzi.2003: Gregory Maupin, Don Juan, A Comedy, comedia.2004: Peter Handke, Don Juan (erzählt von ihm selbst) (Don Juan por sí mismo), novela.2005: José Saramago, Don Giovanni ou O Dissoluto Absolvido (Don Giovanni o el disoluto absuelto).2005: Jim Jarmusch, Broken Flowers, película.2006: Andrzej Bart, Don Juan raz jeszcze (Don Juan de nuevo), novela.2006: Ricard Carbonell, Don Giovanni sobre Don Juan de E.T.A. Hoffmann, película.2006: Joel Beers, The Don Juan Project (un examen de la importancia del mito en el presente).2006: Patrick Marber, Don Juan in Soho, teatro.2007: Roberto Arróniz, Tenorio, tango y tequila, poesía.2008: Jesús Campos García, La burladora de Sevilla y el Tenorio del siglo XXI, teatro.

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...