domingo, 27 de septiembre de 2015

PRIMER VIAJE: MISIÓN DE PABLO Y BERNABÉ (13,1-14,28)[1] Primer viaje misionero (46-48 d.C.): Hechos 13:1-15:35.

San Pablo y Bernabé fueron elegidos por el espíritu santo para evangelizar a los gentiles, mientras que otros lo hicieron con algunas comunidades judías.
El viaje lo iniciaron en Antioquia, una ciudad de la zona meridional de Turquía, en el puerto de Seleucia. Allí se embarcaron hacia Chipre. En la susodicha isla desembarcan en Salamina (ciudad al este de Grecia), ciudad donde predicarán brevemente, en una Sinagoga local, para luego partir hacia Páfos, ciudad al suroeste de Chipre. Aquí San Pablo se enfrentará al “mago” Elimas, el cual quiere tratar de impedir que Pablo convierta a un cónsul al cristianismo. San Pablo dejará tan patente la superioridad del Espíritu Santo frente a los “poderes” de Elimas (deja ciego a Elimas), que un cónsul presente en la escena, “quedó impresionado por la doctrina”. (Hechos, 13, 8-12) 
La siguiente parada será Antioquia. San Pablo y Bernabé embarcan en Páfos hacia Galacia, región de Asia menor, hogar de los Gálatas. Allí volverá a predicar, provocando la ira de las comunidades judía de la zona, que además arrastrarán a los gentiles en contra de San Pablo y su acompañante. Esto es debido a que al ver San Pablo que los judíos no querían escuchar sus predicaciones, les dijo que les dejaba y se iba a predicar a los gentiles (Hechos, 13, 47-52). A partir de este punto, las mujeres acomodadas de la zona, pasarán a ser instrumentos de los judíos para perjuicio de los Apóstoles. De Antioquia de Pisidia, la ciudad gálata donde se encontraban, saldrán precipitadamente hacia Iconia, otra ciudad de la zona.

Respondiendo a la llamada de Dios de proclamar a Cristo, Pablo y Bernabé dejaron la iglesia de Antioquia. Al principio, su método de evangelización era predicar en las sinagogas de los pueblos. Pero cuando muchos de los judíos rechazaron a Cristo, los misioneros reconocieron la llamada de Dios de predicar a los gentiles.

Por su valiente testimonio de Jesús, Saulo el perseguidor se convirtió en Pablo el perseguido. Cuando Pablo era Saulo su única obsesión era perseguir a los cristianos y seguidores de Cristo, pero después de su visión y experiencia cuando encontró a Jesucristo, cambió completamente su mentalidad y su corazón. Aquellos que rechazaron su mensaje de salvación a través de Jesucristo, trataron de detenerlo y hacerle daño. En una ciudad, fue apedreado y dejado por muerto, pero Dios lo salvó. A través de juicios, golpes y encarcelamientos, él se mantuvo predicando a Cristo crucificado.

El ministerio de Pablo a los gentiles atrajo la controversia sobre quién podía ser salvo y cómo debía ser salvo. Entre su primero y segundo viajes misioneros, él participó en una conferencia en Jerusalén discutiendo sobre el camino de salvación. El consenso final fue que los gentiles podían recibir a Jesús sin sujetarse a las tradiciones judías.

1.1. Misión de Pablo y Bernabé (13,1-3)
Pablo y Bernabé son elegidos por el mismo Espíritu para llevar a cabo el anuncio entre los gentiles. La comunidad antioquena es testigo de esta comunicación divina.
1.2. Chipre (13,4-12)
Recorrido: bajan desde Antioquía al puerto de Seleucia, en éste embarcan en dirección a Chipre, llegando en primer lugar a la ciudad de Salamina, donde tiene lugar una rápida predicación. Desde Salamina parten hacia Pafos. En esta ciudad tienen lugar los principales hechos de esta escala chipriota del viaje paulino.
En  Salamina ya se nos señala lo que será una constante en la predicación paulina: Pablo siempre comienza su predicación anunciando la Palabra a los judíos en la sinagoga local. En Salamina se destaca la ayuda de Juan en esta escala. En lo tocante a  su estancia en Pafos, hay que considerar el episodio sobre el enfrentamiento entre  Pablo y el mago Elimas (Bar-Jesús). Pablo, mediante la demostración práctica de la superioridad del Espíritu frente a las magias de Bar-Jesús (oscuridad y tinieblas para el mago)[2]. Hemos de recalcar que el castigo es sólo momentáneo, y parece que causó una honda impresión en el procónsul Sergio Paulo, llegando este a convertirse “impresionado por la doctrina”.
Personajes: Juan ayudando a los dos Apóstoles en su predicación en Salamina; Bar-Jesús, uno de los muchos magos que pululaban por aquella zona y con los cuales los predicadores cristianos  tuvieron que vérselas; el procónsul romano que se convierte impresionado por la acción del Espíritu y la predicación de Pablo.
1.3. Antioquía de Pisidia (13,13-52)
La primera etapa de esta predicación en Asia Menor es Antioquía. Pablo y su acompañante embarcan en Pafos con dirección  al puerto de Atalia, continuando viaje hasta la vecina Perge, adentrándose en al región de Galacia Meridional hasta su escala en Antioquía de Pisidia.
Nos encontramos en este episodio con el modelo estándar de predicación paulina: primero se anuncia el Kerigma a los judíos (primeros en el orden de prelación del anuncio), en este caso mediante un discurso que se convierte en paradigma del modo de anunciar a Jesucristo a los judíos. Es importante destacar que en este anuncio modélico(16-41) se encuentran los puntos fundamentales de la teología lucana, así como algunos de los ejes esenciales de la teología paulina (justificación por la fe y no por la ley); en segundo lugar, aparece la envidia de los judíos ante la predicación paulina y el intento consiguiente de hacerla fracasar; por último la conspiración de los judíos provoca la ira de los gentiles contra Pablo, teniendo éste que salir  precipitadamente de la ciudad en la cual se encuentra predicando.

En el caso de Antioquía de Pisidia es destacable el papel de las mujeres acomodadas de la ciudad que adoraban a Dios, que después de ver con simpatía el anuncio paulino pasan, por mor de las malas artes de los judíos a perseguir al Apóstol de los gentiles.
1.4. Iconio (14,1-7)
De Antioquía  de Pisidia  marchan precipitadamente hacia Iconio. El esquema de los acontecimientos de la predicación en Iconio es muy similar a la etapa anterior, pero debemos destacar que durante las varias semanas que estuvieron en Iconio se sucedieron episodios de carácter taumatúrgico, seguramente curaciones. Los judíos  y gentiles, protagonizaban estas predicaciones, aunque debe puntualizarse que una vez más los segundos se dividieron en dos bandos (unos a favor de los judíos y otros a favor de los Apóstoles ). Estos últimos y como es costumbre en Hechos, nuestros Apóstoles salen precipitadamente hacia Licaonia, Listra y Derbe. Predicando en estas dos últimas ciudades.
Durante la estancia de Pablo en Listra Lucas hace alusión a una curación prodigiosa. Un tullido que escuchaba el anuncio de Pablo es curado, gracias en parte a su fe y en parte al Espíritu. Este hecho provoca una reacción inmediata de los paganos: éstos creen que los Apóstoles son divinidades u hombres divinos, ofreciéndoles sacrificios y ofrendas como era costumbre en los cultos paganos. Los Apóstoles intentan deshacer el entuerto, pero aparecen en escena los judíos venidos de Antioquía e Iconio que proceden como de costumbre provocando la reacción violenta de los gentiles. Esta vez, incluso llegan a la lapidación hasta dar por muerto al Apóstol. Pablo salva milagrosamente la vida y junto a Bernabé parten hacia Derbe, en donde obtienen una buena cosecha de conversiones, volviendo más tarde, desandando sus pasos, se encamina hacia las comunidades que ya habían sido fundadas por ellos hasta el punto del cual habían partido.






[1] Hechos 13:1-5.Bernabé y Saulo comienzan su primer viaje misionero.  Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Los apóstoles predican en Chipre. Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre. Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante.


[2] Bar-jesús era un judío de Pafos, ciudad de la isla de Chipre, que vivió durante el siglo I E.C. y que era “hechicero, falso profeta”. (Hch 13:6.) Adoptó como nombre o título profesional “Elimas”, que significa “Hechicero”. Parece ser que Bar-Jesús ocupaba una posición muy prestigiosa como mago y consejero de Sergio Paulo, el procónsul romano de Pafos. Este “sacerdote” del culto de la adivinación estaba en contra del cristianismo, y, como deseaba proteger su posición lucrativa, se opuso inflexiblemente a la predicación de Pablo y Bernabé. Por lo tanto, cuando Sergio Paulo “procuró solícitamente oír la palabra de Dios”, Elimas “empezó a oponerse a ellos, procurando apartar de la fe al procónsul”. (Hch 13:7, 8.) Ante estas circunstancias, Pablo miró a los ojos a este hechicero satánico y, “llenándose de espíritu santo”, respondió: “Oh hombre lleno de toda suerte de fraude y toda suerte de villanía, hijo del Diablo, enemigo de todo lo justo, ¿no cesarás de torcer los caminos correctos de Jehová? Ahora pues, ¡mira!, la mano de Jehová está sobre ti, y estarás ciego, y no verás la luz del sol por un espacio de tiempo”. En ese mismo instante Bar-Jesús quedó ciego. Al ser testigo de este milagro, el primero de Pablo registrado en las Escrituras, el procónsul “quedó atónito por la enseñanza de Jehová”, y de inmediato aceptó el mensaje y “se hizo creyente”. (Hch 13:9-12.)


Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...