miércoles, 30 de septiembre de 2015

SEGUNDO VIAJE: CICLO DE GRECIA (15,36-18,22) Segundo viaje misionero (49-52 d.C.): Hechos 15:36-18:21. (segunda parte)


2.3. Filipos (16,11-40)
Desde el puerto de Tróade se dirigen en barco a la isla de Samotracia y, desde ésta, al puerto de Neápolis en la costa macedonia; desde allí parten hacia Filipos, donde tendrán lugar los hechos más importantes de estos versículos del segundo viaje paulino.
Esta predicación contiene los elementos típicos del esquema estándar de la predicación paulina. En primer lugar hemos de resaltar  que las primeras personas en escuchar el mensaje de salvación de Pablo son las mujeres de la ciudad. En segundo lugar nos encontramos con un relato de exorcismos, efectuado en la persona de una esclava que estaba poseída por un espíritu adivino. Los dueños de la esclava   denuncian a Pablo por razones obvias ante las autoridades romanas. Ante estas acusaciones los habitantes de Filipos se amotinan contra nuestros mensajeros del anuncio, y éstos son azotados inmediatamente por las autoridades romanas, quizás con el fin de calmar a la turba. Después de ser encarcelados nos encontramos con una historia interesante de liberación: el Espíritu, de nuevo, interviene a favor de la expansión de la Palabra aunque las dificultades sean enormes . Siguiendo la interpretación teológica lucana, a través de un hecho natural, que es interpretado como una intervención providencial del Espíritu, Pablo y Silas son liberados de su cautiverio. Como no podía ser menos, el autor de hechos introduce como epílogo de este relato de liberación la conversión del carcelero y toda su familia. El final de este relato de liberación  insiste en la condición de ciudadano romano del Apóstol y la convicción de las autoridades romanas de la ciudad de haber violada las garantías procesales que prescribía el ius gentis en el caso de Pablo. Pablo sabedor de esta circunstancia fuerza una disculpa pública de éstas, de modo que los pretores les ruegan que salgan de la ciudad .
     Como personajes más representativos en este episodio nos encontramos con en primer lugar con una comerciante de púrpura, Lidia, que es la primera en acoger la Palabra que  anuncia Pablo. En segundo lugar nos encontramos con la esclava poseída de un espíritu adivino que, exorcizada por Pablo fue liberada del mencionado espíritu. Las consecuencias que esto trajo a nuestros misioneros por parte de los amos de la esclava su actuación, produjo su encarcelamiento. En todo este procedimiento pseudojudicial aparecen distintos funcionarios romanos: los pretores, lictores, el carcelero. En cuanto al carcelero, éste ocupa un lugar destacable en le relato de liberación, ya que es protagonista de un pequeño episodio de conversión junto a su familia. Los pretores son destacados en cuando al final de episodio, ya que deben rendir a Pablo excusas por su condición de ciudadano romano, al no haber éstos respetados los derechos del mismo en el proceso  abierto contra él .

2.4. Tesalónica y Berea (17,1-15)

Pasando por Anfípolis y Apolonia llegan hasta Tesalónica, predicando en esta ciudad. Después de ésta se dirigen hacia Berea, en donde ocurrirán hechos similares. Nos encontramos, otra vez, con el primitivo esquema de predicación cristiana. Pablo se dirige a los judíos en la sinagoga, éstos rechazan el anuncio, anuncio que tiene una mejor acogida entre los gentiles. Los judíos enfadados por el éxito del anuncio a los gentiles provocan la persecución de Pablo y Silas, pero el anuncio no puede ser paralizado, ya que está bajo la protección divina. Debemos destacar en esta persecución de los judíos en Tesalónica, la introducción de una táctica que se convertirá en general en esta persecución contra la expansión del anuncio: convertir las acusaciones religiosas en acusaciones políticas. Jasón, finalmente paga la fianza para que Pablo y Silas sean liberados, enviándolos hacia Berea. En esta ciudad se suceden similares acontecimientos. Los judíos de Tesalónica bajan hasta Berea con las mismas intenciones, de modo que provocan las iras contra el Apóstol de los gentiles. Pablo, Silas, Timoteo con la ayuda de algunos miembros de la comunidad cristiana, son ayudados a salir de la ciudad: Pablo hacia Atenas , permaneciendo Silas y Timoteo en la ciudad.

En Tesalónica aparece Jasón, que debía ocupar alguna posición influyente en la comunidad cristiana de esta ciudad. Además reaparecen los funcionarios romanos, en este caso magistrados, en relación con la pretensión judía de acabar con la misión paulina.
Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...