sábado, 16 de enero de 2016

Temores






En las relaciones con los que nos rodean y la vida, actúa e interactúa de forma definitiva el componente más sustancial de la persona. Creer en la relación que existe entre el yo y en el tú, es fundamental para poder dar forma real al contacto con los otros individuos siendo a partir de ahí, que las relaciones existen no por la estructura que da la sociedad (padre-hijo-hermano-madre-tío de una familia) sino por los sentimientos que se establecen entre el tu y el yo, que pueden generar relaciones de amigos, que son como hermanos o de padre adoptivo etc. Es decir, que el hombre se relaciona con los demás porque tiene emociones, memoria, inteligencia...alma, decimos. Cierto es que los animales también se relacionan entre ellos y también con los hombres, no todos claro, pero sus relaciones son planas y ausentes de dialéctica emocional. Se mueven por estímulos intuitivos pero no por relaciones perfectamente formadas. A menudo, el ser humano se pregunta a cerca de qué pasará con las personas y seres queridos cuando nos vayamos a la otra vida y no es fácil de obtener una respuesta satisfactoria. Las relaciones con los que nos rodean son la sal de la vida, la manera que tiene el ser humano de poder comunicar sus sentimientos mas profundos, sus emociones, su desarrollo, la construcción de su carácter, sus pasiones, su personalidad. En la manera de relacionarnos encontramos muchas veces elementos muy curiosos, en ocasiones nos decimos por dentro “a esta persona yo la conozco de algo” y sin embargo no sabemos por qué. En esas relaciones no sabemos explicarnos qué ha pasado cuando alguien –un hombre- pasa de no significar nada para nosotros a serlo todo de un día para otro, se convierte en un enigma en nuestra mente y de repente nos interesa mucho hasta el punto de creernos alomejor “enamorados”. 
A menudo también establecemos relaciones con determinadas personas con las que consideramos haber tenido una relación en otro momento de nuestra vida que desconocemos, es decir, tenemos la certera sensación de que conocemos a esa persona desde hace mucho tiempo, lo sentimos en nuestro fuero interno y no podemos explicarlo, solo sabemos que tenemos la sensación de conocer a esa persona, que tenemos un claro presentimiento de haber estado junto a ella. Claro, si pensamos en que antes de venir a esta tierra ya éramos almas, entes, espíritus o inteligencias cabría –sin duda- la posibilidad de poder pensar que hubiéramos tenido algún tipo de relación o de vínculo con esa persona a quien decimos conocer, pero son solo especulaciones. 
Si es que hay una existencia previa a la terrenal este sería el lugar idóneo para haber conocido a ciertas personas con las que luego compartimos nuestra vida aquí en la Tierra. Lo cierto es que desde que nacemos nos vinculamos a las relaciones, al contacto con los demás con mucha fuerza y cada una de esas personas a las que conocemos van dejando un poso en nuestra vida, no tanto en nuestra memoria que a menudo selecciona lo que le interesa recordar, dejando de lado lo que no le gusta o no quiere. El ser humano, por tanto, y en cuanto a sus relaciones humanas lo que comienza a sufrir con el tiempo es la sensación terrible del temor. El temor, se apodera de la gente en los tiempos más difíciles y es el arma más fuerte para crear desdicha a la Humanidad. El que teme, pierde fortaleza para el combate de la vida en la lucha con el paso del tiempo. Para enfrentar el temor de la vida el ser humano busca consuelo en las religiones, en las filosofías y en intentar explicar su contexto, es decir, su propia existencia. 
De Con una palabra tuya, Madrid, Isidora Ediciones, 2013.
Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...