jueves, 1 de junio de 2017

Proceso a Cristo (una milésima parte de un todo)



 Resultado de imagen de escribas judios
A medida que el ministerio de Jesucristo progresaba en poder y testimonio, el odio de los escribas y fariseos aumentaba. Que ¿quiénes era los escribas? Pues el escriba ha estado presente en Judea, Galilea, Babilonia y también en la dispersión, es el portavoz del pueblo; es el sabio; es el hombre de sabiduría, el rabí que recibió su ordenación por la imposición de manos. Su habilidad de indagar e investigar es reconocida. Dignificado e importantes, es un aristócrata entre el pueblo común que no tiene conocimiento de la ley. En relación a la fe y a la práctica religiosa, es la autoridad y la última palabra; y como maestro de la ley, como un juez en las cortes eclesiásticas, es el conocedor que tiene que ser respetado, cuyo juicio es infalible. Viaja en compañía de los fariseos, y sin embargo no es necesariamente miembro de este partido religioso. Ocupa un oficio y tiene una posición; su valor está más allá de todo ciudadano común y éste debe honrarlo, pues debe ser alabado por Dios y por los ángeles del cielo. De hecho, tan reverenciadas son sus palabras en relación a la ley y a la práctica que debe ser aceptado aunque sus declaraciones contradigan el sentido común, o aunque exprese que el sol no brilla al medio cuando es hecho es visible a simple vista.
Pues bien, en este punto de la vida de Jesús, este odio había crecido a tal grado que los judíos estaban tramando quitarle la vida. Frustrados en un intento de llevar a Jesucristo a Jerusalén para intentar atrapar al Señor en palabras o en hechos que les diera lugar para quitarle la vida. Cuando estos judíos vieron que algunos de los discípulos de Jesucristo comían sin primero lavarse las manos, acusaron a Cristo de no seguir la ley de Moisés. En su respuesta a la acusación, Él dijo: “No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.” Mateo 15:11. Esta fue una respuesta punzante que ofendió y llenó de ira a estos escribas y fariseos (de estos hablaré otro día) ¿Por qué estas palabras hicieron tal efecto en ellos? 
Sirva de reflexión el hecho de que en efecto todo lo que sale de nuestra boca -según cómo hablamos- contaminamos y mucho, ofendemos y mucho, aniquilamos. Todo esto en un país donde el periodismo se basa justamente en eso, en hablar ofendidendo para tener audiencia. 
Publicar un comentario

Lee y piensa: samaritano o fariseo ¿qué eres?

samaritanos, fariseos...

Los libros sagrados siempre me han interesado en grado extremo y es por ello que mis reflexiones sobre la vida alcanzan también a una de la...